San Rafael entre los cuatro mejores destinos del país para “vivir una gran aventura”

La plataforma Booking.com hizo un relevamiento para determinar cuáles son los mejores destinos de Argentina para vivir una “gran aventura”. Según los usuarios, nuestro departamento aparece entre los más buscados del país.
El relevamiento, a raíz de los usuarios de la plataforma, dejó como los cuatro más buscados a Puerto Iguazú (en Misiones), San Rafael (Mendoza), El Chaltén y El Calafate (Santa Cruz).
“Recorrer ciudades, perderse en los museos y conocer atracciones turísticas históricas no es lo que cruza la mente de muchos viajeros cuando piensan en sus vacaciones. Ellos son quienes eligen alejarse de las grandes urbes y vivir nuevas aventuras, explorando la naturaleza”, destacaron desde Booking.
Asimismo, plantearon que “luego de más de un año donde los viajes estuvieron en pausa, el 83% de los viajeros argentinos está con ganas de explorar placeres a la vuelta de la esquina, mientras que el 69% tiene pensado hacerlo en el futuro cercano”.
Por eso, la plataforma relevó algunos de los destinos más recomendados por los viajeros argentinos como aquellos ideales para vivir una gran aventura.
En lo que respecta a San Rafael, señala que “la localidad mendocina es un destino ideal para quienes disfrutan de pasar tiempo al aire libre”.
Entre las recomendaciones, destaca “el embalse Valle Grande, uno de los espejos de agua más importantes de la provincia, que se caracteriza por sus aguas color verde-turquesa, un punto ideal para realizar actividades al aire libre como montañismo, senderismo, trekking y rafting, entre otras. Camino al embalse, se encuentra el Cañón del Atuel, una maravilla natural con millones de años de antigüedad, donde el viento y las aguas del río Atuel fueron tallando las montañas y crearon diversas figuras”.
“Otros lugares a visitar son: las dunas cercanas a la villa El Nihuil, treinta mil hectáreas de arena que se pueden recorrer en vehículos 4×4; El Sosneado, donde a los pies de la cordillera se encuentran volcanes inactivos, aguas termales y vertientes naturales; y las Salinas del Diamante, constituidas por una mina de sal gigante a cielo abierto”, concluye.