Encontraron muerto a un abogado que trabajaba con dos de los imputados en la causa Bento

El suicidio de un abogado en la jornada del viernes pasado impactó en el caso Bento y en toda la Justicia Federal. Fue encontrado sin vida Germán Zydiak, parte del equipo de letrados de Martín Ríos y Matías Aramayo, dos de los imputados y “arrepentidos” en la mega investigación contra el juez por el presunto cobro de coimas para beneficiar detenidos.

El hecho se conoció entrada la noche en las oficinas ubicadas en calle Alpatacal al 1.300 , de Ciudad, donde trabajan estos profesionales. Fue Aramayo quien al ingresar observó a Zydiak tirado en el piso y con una bolsa en la cabeza amarrada con cinta de embalar.

La comunicación al 911 fue inmediata, pero los médicos que llegaron sólo constataron la muerte del hombre, quien tenía 41 años. Miembros de la Fiscalía de Homicidios arribaron al lugar y, minutos después, plantearon la hipótesis de un suicidio al no haber indicios de la presencia de terceros en la escena.

Al abogado entre sus prendas le encontraron una carta donde habría detallado las razones de su drástica decisión. No se descarta, según dejaron entrever algunas fuentes, que uno de los motivos haya sido su temor a quedar involucrado a futuro en el caso Bento.

Confirmado el deceso, la familia del letrado contó que en el último tiempo padecía estrés y tomaba calmantes.

Zydiak trabajaba con Aramayo y Ríos, dos de los 22 procesados en la investigación que tiene como principal sospechoso al juez Federal Walter Bento. Además del magistrado, están imputados su esposa Marta Boiza, seis abogados, un par de policías y acusados en diferentes causas.

Ríos y Aramayo, a días de iniciado el expediente, declararon como arrepentidos y confesaron haber sido parte de la asociación ilícita investigada. Esto les permitió recuperar la libertad.