Facundo Conte habló con el corazón, tras el histórico bronce del voley: “Ganamos solos, no hubo apoyo de los dirigentes”

Facundo Conte esperó una eternidad, pero fue un tiempo necesario. Se preparó, se entrenó, jugó, dejó el corazón, fue el máximo anotador del partido que valió el bronce para la Argentina en el partido con Brasil, celebró, cantó, dedicó el triunfo a sus compañeros, familia y amigos, y luego alzó la voz para exponer a los dirigentes de la Federación de Vóley. También lo hizo su padre, el histórico Hugo Conte.

“Hemos trabajado mucho, hemos entrenado mucho sin el apoyo real de nuestra federación. Hemos pasado por momentos muy difíciles como jugadores, así que por eso estoy aún más orgulloso de este logro. Es nuestra victoria. Es nuestra. Espero que el voleibol argentino (la federación) utilice esta victoria para crecer y que los jóvenes, como nosotros, que hemos estado entrenando en los clubes, puedan llegar más lejos”,

Cabe mencionar que la Federación de Voleibol de Argentina (FeVA) era presidida por el sanjuanino Juan Galeote, fallecido en junio pasado.

Marcelo Méndez también hizo un llamado de atención a los dirigentes

El seleccionador del voley argentino declaró que “después de años de sacrificio y entrenamiento, estos jugadores alcanzaron este increíble logro. Se propusieron alcanzar esta meta hace años y esta es la mejor recompensa. Tuvieron un partido muy difícil contra Brasil. Lucharon por ello desde el principio hasta el final”

“Nuestro equipo se merece realmente esta medalla. Es un bronce, pero para nosotros es un oro”, dijo Méndez, quien insistió en que el triunfo es “extremadamente importante”.

“Para ser sinceros, vinimos aquí a ganar una medalla, independientemente de que fuera contra Brasil o no. Conocemos a Brasil, sabemos lo fuerte que es, pero fuimos nosotros los que jugamos mejor en esta ocasión y fuimos los que ganamos”, explicó.

“Nuestra estrategia estaba bien definida desde el principio. Pero lo importante es la actuación de los jugadores. Dieron lo mejor de sí mismos. Trabajaron con agresividad. Atacaron con fuerza, como si cada punto fuera el último del partido. Creo que ésa es la única manera de alcanzar la victoria contra un equipo de alto nivel como Brasil, como Estados Unidos, como Italia: hay que jugar cada punto como si fuera el último”, aseguró.