La mayoría de las personas privadas de su libertad en San Rafael están estudiando

La educación es un eje obligatorio a efectos de lograr la reinserción social. Es por eso que es fundamental garantizar que esta llegue a cada persona que se encuentra privada de su libertad. Pese a que la pandemia de Covid-19 generó ciertos inconvenientes, son casi 1.800 las personas en esta situación que se encuentran estudiando en los complejos de la provincia de Mendoza.
En total son 1.791 los privados de su libertad que están cursando la primaria, secundaria o alguna carrera universitaria.
“El Servicio Penitenciario de Mendoza, en sintonía con la legislación vigente, mantiene activa toda la oferta educativa formal e informal, al igual que en el medio libre, en todos sus trayectos educativos. Esto significa un abanico de propuestas que van desde programas de alfabetización, atravesando todas las trayectorias formales e incluso ofreciendo talleres y cursos de capacitación en oficios”, explican desde el Ministerio.
La educación primaria se imparte a través de los CEBJA, la secundaria mediante los CENS y los talleres y oficios a través de los CCT. En total se registran en Mendoza 319 alumnos de CENS, 839 de CEBJA, 423 de CCT y 210 en la Universidad.
El complejo con más estudiantes es Almafuerte, que registra 378, seguido de Boulogne Sur Mer con 345.
En lo que respecta a San Rafael, en la cárcel de Pueblo Diamante hay 331 alumnos, de los cuales 203 son alumnos de CEBJA, 46 corresponden a CENS y 82 a los CCT.
Luego en la Colonia Penal “Sixto Segura” hay 41 estudiantes, de los cuales 20 están haciendo CEBJA, 5 CCT y 16 realizan el cursado del CCT.
Finalmente, en la Unidad X de El Cerrito hay 46 personas estudiando, de las cuales 39 corresponden a CEBJA y 5 a CENS.
A estos casos hay que sumarles otros 188 estudiantes en el complejo San Felipe, 79 en El Borbollón, 80 en la Colonia Penal de Lavalle, 81 en el Complejo Federal y 12 en la alcaidía de la mujer.