El Gobierno provincial despliega 2.000 policías para controlar la nueva nocturnidad

Tras más de un año de vigencia, el Gobierno de Mendoza levantó la última semana la alerta sanitaria y habilitó la circulación nocturna sin límites horarios en la provincia. Al mismo tiempo amplió la capacidad de los locales cerrados y para los eventos al aire libre. No obstante, desde el Ministerio de Seguridad advirtieron que desplegarán un importante operativo de seguridad que involucrará a 2.000 policías para controlar el cumplimiento de los protocolos de la nueva nocturnidad y prevenir accidentes de tránsito y delitos.

A través del Decreto 1116, que se publicó el miércoles en el Boletín Oficial, el gobernador Rodolfo Suárez dejó sin efecto la alerta sanitaria dispuesta desde el 6 de julio de 2020. La misma establecía la prohibición de circulación entre las 23.30 y las 5.30, limitación que luego pasó a comenzar a las 0.30 y posteriormente a la 1.30.

Asimismo, la nueva normativa dispuso un aforo general para todas las actividades en espacios cerrados del 70 % del factor de ocupación habilitado y hasta un máximo de 250 personas. Aclara que deben funcionar garantizando una adecuada ventilación y siempre bajo estricto cumplimiento de los protocolos aplicables a cada actividad.

Además se autorizaron los eventos al aire libre hasta un máximo de un 1.000 personas. Para el desarrollo de esta actividad se advierte que deberá cumplirse con el distanciamiento social o agrupamiento por grupo familiar conviviente.

No obstante, desde el Gobierno provincial resaltaron que estas últimas medidas adoptadas quedarán “sujetas a revisión” conforme evoluciones la pandemia de Covid-19 y hacen hincapié en la relevancia que tendrán los indicadores relacionados a la eventual circulación comunitaria de la variante Delta.

Fuerte despliegue de seguridad

Con estas nuevas flexibilizaciones, el Gobierno provincial apunta a reactivar uno de los sectores más castigados por la pandemia como el gastronómico y sus actividades vinculadas, a la vez que es una fuerte apuesta a la consolidación de la responsabilidad ciudadana cumpliendo los protocolos vigentes.

Sin embargo, la administración Suárez busca complementar ese aspecto con un importante operativo de seguridad a nivel provincial en esta nueva nocturnidad. “Vamos a tener un despligue importante de policías controlando, poniendo mucho énfasis en el tema de los controles de alcoholemia”, destacó a Los Andes el subsecretario de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad, Néstor Majul.

“Todos los lugares que tengan la posibilidad de realizar una fiesta o un evento lo van a tener que hacer con los protocolos establecidos. Los cuales consisten en mesas de seis personas, no superando las 250 personas para locales cerrados”, explicó e hizo hincapié en que “el modo boliche tradicional todavía no está habilitado”.

Bares de Mendoza y las nueva modalidad nocturna sin restricción de horarios
BARES DE MENDOZA Y LAS NUEVA MODALIDAD NOCTURNA SIN RESTRICCIÓN DE HORARIOSMARIANA VILLA | LOS ANDES

Esto quiere decir que los bares o locales gastronómicos no están habilitados a convertirse en locales bailables durante la madrugada, este será el principal aspecto que controlarán las autoridades provinciales y municipales.

Majul destacó que en el último tiempo se ha observado una reducción en las cifras de ciertos tipos de delitos y en los accidentes de tránsito. “Los delitos violentos están por debajo del 2019, que es un que es un año normal y es cierto que bajaron los accidentes de tránsito”, reconoció.

Esta baja se encuentra influenciada en parte por la limitación a la circulación nocturna. No obstante, desde el Gobierno apuestan a implementar un fuerte despliegue de seguridad para intensificar los controles ante las nuevas flexibilizaciones.

En este sentido, el funcionario provincial indicó que “estamos preparando un operativo con casi 2.000 efectivos, que es la guardia que tenemos prevista. Y dividiéndonos las tareas con los municipios que controlen la parte vial interna de sus departamentos y nosotros controlando mucho los accesos y el regreso de bares y restaurantes”. Al mismo tiempo, resaltó que “estamos también haciendo muchas identificaciones de personas, mucho control vehicular y requisas”.

En tanto, subrayó que se continúa trabajando en detectar y desbaratan fiestas clandestinas. “Hemos estado clausurando muchas, estamos atentos a las redes y grupos de WhatsApp. Aspiramos a que con estas aperturas tengamos menos fiestas clandestinas, ya que la gente se va a poder quedar hasta más tarde compartiendo un trago y en lugares más seguros sin estar escondiéndose”, expresó Majul.

Acá lo importante es que con estas nuevas medidas lo que estamos tratando de hacer es que la gente entienda que si nos seguimos cuidando vamos a estar cada vez más cerca de la normalidad. Por lo tanto, aspiramos a que la gente respete los protocolos igual. Si no se nos complica la situación sanitaria con estas aperturas, cada día estaremos más cerca de lo normal”, concluyó el subsecretario.

Coordinación con municipios

Desde el Ministerio de Seguridad destacaron que trabajan de forma coordinada con los municipios para llevar adelante los controles, ya sean viales, con los cuerpos de preventores o de seguridad comunales, como comerciales, fiscalizando que los locales cumplan con las actividades habilitadas y los protocolos vigentes.

Consultado por este diario, Lorenzo Nieva, secretario de Desarrollo Económico de la Municipalidad de Capital, resaltó que la comuna viene realizando una tarea constante de control desde el inicio de la pandemia y señaló que “no cambia demasiado el trabajo que venimos haciendo que se hayan levantado las restricciones nocturnas, si nosotros estamos firmes en la calle”.

Afirmó que la atención estará puesta principalmente en que “en ningún local de la Ciudad se armen fiestas o bailes”. “Necesitamos controlar que un bar no se transforme en un boliche a partir de la 1 o 2 de la mañana”, agregó.

Explicó que para evitar esas situaciones cuentan con un cuerpo de cinco inspectores fijos y ocho rotativos. “Controlan en forma circular la ciudad en los ejes gastronómicos que son las calles Arístides, Juan B. Justo, Belgrano, Alameda y Sarmiento”, detalló.

En Capital si un bar se convierte en boliche la sanción es clausura. Después se paga una multa que puede ir de los $50.000 a los $100.000 y permanece dos semanas clausurado. Luego puede habilitarse nuevamente, pero si hay reincidencia puede tener una clausura definitiva”, advirtió el funcionario municipal.

Comentó también que policías y preventores acompañan los recorridos y coordinan con ellos puntos de control fijos, en los que se hacen test de alcoholemia y se vigila la circulación. Apuntó también el trabajo a la par que realizan con Dirección de Diversión Nocturna de la Provincia en los distintos operativos.

Por su parte, el jefe de gabinete de Luján de Cuyo, Esteban Allasino, manifestó que “volvemos a la situación de libre circulación y apertura económica tradicional, con la única salvedad que no pueden funcionar los locales bailables”.

A su vez, remarcó que la Municipalidad con su Policía Vial trabaja en colaboración con la Policía de Mendoza y Diversión Nocturna en los operativos viales que se definen, donde se hacen test de alcoholemia y se verifican datos del vehículo.

“Retomamos la agenda de trabajo que teníamos en el año 2019, con una actividad económica a pleno, con la única restricción de la actividad bailable. Y el resto es darle continuidad a las actividades tradicionales, con las restricciones propias de la pandemia”, resaltó.