Semana de definiciones sindicales: Ampros vota la última propuesta y otros gremios exigen mejora salarial

Las próximas jornadas en Mendoza estarán cargadas por una intensa actividad de las organizaciones sindicales. Luego de tensas negociaciones entre el Gobierno de Mendoza y la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros), llegó una nueva propuesta de aumento salarial que el gremio someterá a votación de las bases en los próximos días. Esta instancia fue seguida con mucha atención por el resto de los sindicatos estatales que, tomando nota del último ofrecimiento a los médicos mendocinos, exigirán al Ejecutivo provincial la reapertura de las paritarias y una mejora salarial para sus sectores.

El último jueves tuvo lugar una caliente reunión entre los negociadores del Gobierno y el gremio de profesionales de la salud, convocada luego de frustradas tratativas previas y en medio de protestas y medidas de fuerza. En esta audiencia se presentó una propuesta oficial de aumento anual del 45% para los trabajadores del Régimen 27 de la administración pública, entre otros aspectos no salariales.

Ampros se comprometió a bajar el ofrecimiento a las bases para que sea analizado y definan los afiliados si se acepta o se rechaza. Desde la conducción del gremio señalaron a Los Andes que todavía no hay una fecha definida para celebrar el plebiscito, ya que todavía están esperando que el Ejecutivo envíe las simulaciones correspondientes a la última propuesta. Una vez que puedan contar con ellas procederán a convocar a la votación, que se espera que sea en los próximos días.

En concreto, la oferta a analizar consiste en un incremento sobre la asignación de clase del 6% en septiembre, del 10% en octubre, del 5% en noviembre y del 5% en diciembre, tramos que se sumarían al 7% otorgado en marzo y al 12% de julio, haciendo un total anualizado del 45%. En tanto, esta suba absorbe las cuotas siguientes del bono de $54.000 que se viene pagando mensualmente desde comienzos de año y del otro adicional de $28.000 que se otorgó al personal de salud que trabajó durante la pandemia y que se abona en cuatro cuotas.

La reacción de otros gremios

El conflicto protagonizado por los profesionales de la salud que permitió la reapertura de la instancia paritaria, ha sido seguido de cerca por otros gremios estatales que están disconformes con el último incremento salarial otorgado por decreto en julio por el gobernador Rodolfo Suárez.

La Asociación de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial viene llevando adelante en las últimas semanas una serie de medidas de fuerza reclamando la apertura de paritarias y la recomposición salarial para el sector de los judiciales.

Los días jueves y viernes de la última semana realizaron un paro de 48 horas y se movilizaron hacia el Palacio Judicial. En tanto, César Llanos, titular del gremio judicial, expresó que en el comienzo de esta semana se celebrará una nueva asamblea para definir la continuidad del plan de lucha.

A su vez, el secretario general de la Unión del Personal de Juego y Casino de Mendoza (UPJCM), Martín Caín, manifestó que “ni bien el Gobierno le hace una nueva propuesta a Ampros, automáticamente pedimos una rediscusión de la oferta salarial”.

Nosotros llegamos a un decreto del Gobernador porque rechazamos la propuesta y solicitamos en su momento una propuesta superadora, cosa que no hicieron. Pero a Ampros ahora sí se la hicieron, así que nosotros por una cuestión de igualdad y de no discriminación vamos a solicitar que mejore la oferta salarial que nos otorgaron por decreto”, explicó Caín.

Por otro lado, resaltó que desde el gremio están atentos al dictamen de Fiscalía de Estado por la millonaria licitación del casino del Este provincial que saldría esta semana. En este sentido, solicitaron una audiencia con las autoridades del Instituto Provincial de Juegos y Casino para solicitar una compensación por la pérdida que puede llegar a sufrir el salario de los trabajadores del sector por la pérdida de las utilidades si se incrementa el porcentaje de ganancias que se le otorga al operador privado en la sala de San Martín.

Esto se debe a que el sueldo de los empleados del casino está compuesto por un básico y por una bonificación por las utilidades del IPJyC. “Queremos que nos compensen esa parte, y si eso no sucede, empezaremos un plan de lucha”, sostuvo Caín.

En tanto, la secretaria de Acción Social del SUTE, Laura Espeche, señaló que los trabajadores de la educación vienen reclamando la apertura de la paritaria salarial desde el primer aumento por decreto en enero para el sector.

La paritaria tiene que estar abierta para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras porque estamos en un contexto de alta inflación donde la realidad demuestra que las ofertas que hicieron son insuficientes para las necesidades que tenemos, así que vamos a seguir discutiendo cómo seguir peleando para lograr esta apertura de paritaria salarial”, exclamó.

Por su parte, Roberto Macho, secretario general de ATE, único gremio que firmó el acuerdo paritario en la última instancia de negociación de entre junio y julio de este año, marcó una diferenciación con el resto de los sindicatos. Destacó para el Régimen 15 (no profesionales) de la Salud, la Administración Central y el resto de los sectores donde tiene una representación mayoritaria el incremento salarial está “en el marco real lineal del 45%”.

Resaltó que tienen prevista una discusión paritaria salarial en el mes de noviembre y cuestionó el acuerdo de Ampros. “Es exactamente lo mismo que el nuestro, solamente que a ellos se les blanquea los bonos hasta el mes de diciembre y a nosotros en el mes de noviembre, pero nosotros los seguimos cobrando y ellos los dejan de percibir en septiembre y en octubre. Es un acuerdo en baja lo que han hecho”, sostuvo.

Desde el Gobierno provincial sostienen que siempre fueron conscientes de la apertura de la instancia de negociación con Ampros era factible que genere una reacción de los otros gremios. Por eso remarcan que siempre existió una instancia de revisión del acuerdo salarial en noviembre, aunque consideran que el avance de la inflación y la conflictividad podrían adelantar la discusión.