Claves sobre el femicidio en Maipú: un teléfono encontrado en la escena de crimen y la pista de una pasada agresión sexual

El teléfono encontrado a pocos metros del cadáver de Lucía Inés Fernández (15) podría contener la clave para dar con el autor del femicidio de la adolescente asesinada ayer en una finca de Rodeo del Medio, Maipú.

Ayer, tras ser encontrado el cuerpo de la niña, los peritos de Científica confirmaron que la niña había sido golpeada con un ladrillo en la cara y que había recibido entre 10 y 15 puñaladascon un elemento que no fue encontrado en la escena del crimen.

En el lugar fue encontrada la mochila de la niña y, tras pedir el número de teléfono a los familiares, un policía llamó y el aparato empezó a sonar en el lugar.

Lucía salió ayer de su casa con destino a la escuela, pero no tenía clases.

El hallazgo del celular podría resultar clave, ya que los investigadores podrían llegar a conocer con quién se comunicaba la chica habitualmente y tal vez saber si ayer había pactado encontrarse con quien, finalmente, la asesinó brutalmente.

Por ahora no se ha dado a conocer la causa de la muerte –si fue por los golpes recibidos o bien por las heridas punzocortantes- pero un dato resulta importante: la adolescente fue encontrada vestida, lo que hace suponer, en principio, que no habría sido abusada sexualmente, aunque las heridas y manchas hemáticas en sus manos mostrarían que la niña se defendió de un ataque que sí pudo tener como móvil la agresión sexual, que pudo o no consumarse. Eso se podrá ver en los estudios realizados para la necropsia.

Por otra parte, los investigadores saben que pese a que se han reactivado las clases presenciales, Lucía no debía concurrir ayer la escuela 4-188 Padre Eduardo Iácono, ubicada en la ruta 60 en Fray Luis Beltrán. Pese a ello, salió de su casa –en el carril Barriales, a 600 metros de la calle Zanetti- diciendo que sí tenía clases y si bien los padres aseguran que habitualmente la acompañaban a tomar el colectivo, ayer al mediodía no lo hicieron porque su madre se encontraba enferma.

Lo cierto es que horas después su cuerpo fue encontrado en una propiedad abandonada en calle Pueyrredón al 4.413, a unos 3 o 4 kilómetros de su casa.

Por otra parte, según los familiares, Lucía habrían sido abusada sexualmente el año pasado y tal vez conocía al agresor. Esto, de ser cierto, abriría otro rumbo investigativo, en el sentido de que ese delincuente sexual podría haber abordado nuevamente a la menor con el fin de volver a abusarla o bien sólo para asesinarla. La investigación está a cargo del fiscal de Homicidios Carlos Torres.