Secundarias: será progresivo el regreso de todos los alumnos

A pesar del aval del Ministerio de Educación de la Nación y de la experiencia vigente en el nivel primario, la vuelta total a la presencialidad en las secundarias deberá esperar en Mendoza. Desde la Dirección General de Escuelas (DGE) ratificaron a Los Andes que, tal como señalan los memos publicados, “para el nivel secundario está previsto un aumento progresivo de la presencialidad para septiembre, siempre y cuando no se presenten inconvenientes sanitarios”.

Así, dijeron, se continuará con la evaluación de situación, con datos actualizados para ir confirmando cada decisión. Pero lo que está claro es que “no se aumentará propiamente el 1 de septiembre”, dijeron.

La expectativa por este regreso estaba fundada, sobre todo, por las propias declaraciones que diera hace un mes el director de Escuelas, José Thomas, en las que septiembre aparecía como fecha probable. Así que ese momento es esperado por padres, docentes y alumnos.

Al respecto, Claudio Peña, director de la Escuela José Vicente Zapata, comentó: “Sabemos que la idea es, efectivamente, un regreso progresivo del nivel secundario a la presencialidad total. El planteo es que cada escuela vaya analizando la situación de acuerdo a sus necesidades y a la población del establecimiento. En particular en nuestra escuela analizamos priorizar primer año, quinto año y también algunos cursos con trayectorias débiles”. Y agregó: “Es muy importante la presencialidad, pero también es importante respetar esto de que sea progresivo y ver cómo va el índice epidemiológico para seguir avanzando”.

Peña remarcó, además, un tema que excede a lo epidemiológico: “Uno de los problemas que tenemos en las escuelas públicas, es que hace tres años la Dirección General de Escuelas no nos entrega mobiliario, sobre todo sillas, entonces ahora para volver se presenta esta necesidad, es necesario tener este recurso para poder volver también”.

Con respecto a la presencialidad, los colegios secundarios que sí volverán totalmente la semana próxima a las aulas serán los pertenecientes a la Universidad Nacional de Cuyo. Estas escuelas no están bajo la órbita de la DGE y hasta ahora eran objeto de varias críticas por no dar señales claras de la vuelta a la presencialidad. Esto provocó que, incluso, los padres se agruparan para reclamar por cambiar esa situación, convencidos de la importancia vital que tiene la asistencia a las aulas para los chicos.

Así, las escuelas dependientes de la alta casa de estudios pasarán de la bimodalidad en la que se encuentran actualmente (parte de asistencia presencial, parte de manera virtual) a la presencialidad total y plena. Y en este caso, la fecha sí es el 1 de septiembre, lo que permitirá que pueda darse un agrupamiento único en aulas y salones, respetando un “distanciamiento cuidado e inteligente”.

Según informaron desde la universidad, la medida abarca, en lo inmediato, a los alumnos del nivel inicial y del primer, segundo y tercer ciclo de la escuela Carmen Vera Arenas, dependiente de la Facultad de Educación. Pero también a los colegios secundarios dependientes de la Secretaría Académica: Escuela de Comercio Martín Zapata, Colegio Universitario Central, Escuela de Agricultura de General Alvear, Escuela del Magisterio y Departamento de Aplicación Docente. El Liceo Agrícola, en tanto, irá incrementando la presencialidad de manera más progresiva.

BALANCE DE LA VUELTA TOTAL EN EL NIVEL PRIMARIO

A una semana del regreso a la presencialidad total en todo el nivel primario de Mendoza, desde la Dirección General de Escuelas consideran que “el balance es muy positivo más allá de que haya instancias para ajustar y mejorar”.

En diálogo con Los Andes, Marta D’Angelo, directora de Educación Primaria, expresó: “Hemos tenido un alto porcentaje de alumnos en la presencialidad total tanto de primer ciclo como el regreso esta semana del segundo y tercer ciclo. Ha sido positiva la vuelta a la presencialidad”.

Y agregó: “Gracias al cumplimiento de los protocolos, especialmente en las escuelas, docentes, directivos y las familias, es que hemos podido ir avanzando justamente en esta presencialidad, y completar así que todos los alumnos del nivel primario puedan asistir todos los días a la escuela”.

En referencia a la importancia de la presencialidad en la educación y desarrollo social de los chicos D’Angelo dijo que “la escuela trabaja las rutinas, y estas rutinas con los tiempos de no presencialidad completa se debilitaron. Eso hace que se vuelva necesario el trabajo en las escuelas con los docentes, para recuperar este trabajo diario de rutinas, como la asistencia diaria o el respeto por las normas. Todo esto se trabaja con los directivos, los maestros y la familia. Y de a poco los chicos van retomando estas tareas y acciones que son tan necesarias, y que la escuela lo requiere porque es lo que ayuda a la convivencia, a los vínculos y al aprendizaje”.

Además, la funcionaria remarcó: “En la recorrida por las escuelas, lo que más nos evidencian los docentes y directivos es esta necesidad de que los niños hayan vuelto a encontrarse con sus compañeros, porque las habilidades emocionales, los encuentros y los vínculos son fundamentales. Es muy importante el aprendizaje, pero sobre todo el encuentro con el otro”.

La directora confesó que todavía hay muchas cosas que tienen que adecuarse y acomodarse, pero que el trabajo que está llevando adelante cada comunidad educativa es muy importante. “Nosotros acompañamos en la medida de las posibilidades, pero sabemos que este es un trabajo que las familias han acompañado, y gracias a ese esfuerzo por respeto a los protocolos, de atención a lo que los chicos necesitan, y al acompañamiento, es que hoy estamos avanzando como lo estamos haciendo. Todavía nos queda un camino por recorrer, porque este tiempo de no presencialidad ha marcado en la vida de los niños y de sus aprendizajes algunas diferencias en sus trayectorias, y estamos trabajando para poder acompañarlos y ayudarlos de la mejor manera posible”, remarcó.