Contrato con Pfizer, público en las canchas y flexibilizaciones al turismo: la estrategia del Gobierno para recuperar la agenda antes de las PASO

Mientras el presidente Alberto Fernández cumplía una semana de aislamiento tras su viaje a Perú donde participó de la asunción de Pedro Castillo, un funcionario del Gobierno con despacho en la Casa Rosada le contó a un grupo pequeño de los periodistas acreditados allí mientras caminaba con paso apurado que en agosto se avecinaba una batería de anuncios económicos. El vaticinio se cumplió. Hasta el 18 de agosto, la fecha límite para cortar cintas en inauguraciones, se hizo evidente una estrategia que se vinculó con la intención de conseguir un rédito electoral en las PASO del 12 de septiembre.

En las oficinas de Balcarce 50 todavía reina el optimismo en relación al apoyo que obtendrá el Frente de Todos en las legislativas, aunque también hay cautela sobre todo después de algunos tropiezos presidenciales. Dan por superado el impacto de las fotos y los videos del cumpleaños de la Primera Dama, Fabiola Yáñez, de aquel 14 de julio de 2020 en plena época de cuarentena estricta, pero son conscientes de que esas imágenes y sus repercusiones causaron un daño muy grande a la credibilidad del primer mandatario. Ese error “puede verse reflejado en las urnas”, según admitía esta semana un funcionario en uno de los pasillos de la Casa de Gobierno.

Economía y salud. Salud y economía. En alternancia fueron dos de los ejes en los que se apalancaron los anuncios, antes y después del escándalo de Olivos. Del éxito o no del Plan Nacional de Vacunación que se encaró con el objetivo de alcanzar una “nueva normalidad” que permita acelerar la recuperación económica dependen en gran proporción los planes que se trazaron Alberto Fernández y los integrantes de su Gabinete de ministros.

Agosto, entonces, fue anunciado como el mes “de las segundas dosis” porque la amenaza de que la variante Delta del coronavirus empiece a ser la predominante en la Argentina está latente. Casi el 30 por ciento de la población las recibió. El Gobierno necesita de una mayor aceleración que seguramente a partir del lunes se profundizará. Este sábado desde Salud anunciaron que llegarán a las 23 provincias y a la Ciudad de Buenos Aires 492.500 dosis del segundo componente de la Sputnik V (muchas de ellas fabricadas ya en nuestro país) y 1.500.000 de Sinopharm con ese propósito.

En el transcurso del mes, la ministra de esa cartera, Carla Vizzotti, anunció la firma de acuerdos con nuevos laboratorios y el comienzo de la inoculación en menores de edad. Se informó de la compra de 20 millones de dosis a la empresa estadounidense-germánica Pfizer-Biontech.También que que empezaron a llegar 200 mil dosis del suero chino elaborado por CanSino Biologics (monodosis), empresa con la que se firmó un contrato para la provisión de un total de 5,4 millones de unidades. Además, está en marcha en todas las jurisdicciones la vacunación de niños y adolescentes de entre 12 y 17 años priorizados con la donación de dosis de Moderna que realizó Estados Unidos.Alberto Fernández, Axel Kicillof y Victoria Tolosa PazAlberto Fernández, Axel Kicillof y Victoria Tolosa Paz

Intensificar la vacunación estiman que repercutirá favorablemente en la economía. Los mejores números sobre internados en unidades de terapia intensiva y la menor cantidad de fallecidos que se registran diariamente invitan al optimismo. Por eso se pudieron “aflojar” las restricciones a la circulación, ampliaron el cupo para las líneas aéreas y ya se está pensando en “pruebas piloto” para permitir actividades del turismo, uno de los sectores más castigados durante la pandemia, con países vecinos como Brasil y Chile.

El ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens, incluso anunció la vuelta del público a los estadios: la prueba piloto será el 9 de septiembre en el partido de Argentina ante Bolivia por las Eliminatorias con un aforo del 30%. Tres días antes de las PASO.

También en la Casa de Gobierno pretenden que el electorado llegue al 12 de septiembre con más plata en el bolsillo. Apuestan a que la mayoría de las paritarias cierren porcentajes de aumentos por encima de la inflación, anunciaron el incremento para los jubilados y también el 5 de agosto, mediante un decreto, le otorgaron $96 mil millones adicionales al Ministerio de Desarrollo Social que ahora tiene a cargo Juan Zabaleta.

Desde las organizaciones sociales que son más refractarias al Gobierno en las últimas semanas reclamaron “reivindicaciones pendientes”, como el aumento en los programas sociales, el pago de salarios adeudados por el plan “Potenciar Trabajo”, asistencia integral a los comedores populares, empleos genuinos, obra pública para reactivar las tareas barriales a través de las cooperativas; y entre otras demandas, un plan de viviendas para dar soluciones habitacionales. Reclamos que Zabaleta deberá resolver.

El flamante ministro empezó su gestión con visitas a cooperativas de trabajo instaladas en barrios populares del interior del país. Creen en su equipo que, por ejemplo con el reciclaje, es muy factible la generación de nuevos empleos en ese sector. Lo planteó el miércoles pasado en su primera intervención en el encuentro del denominado Gabinete Económico que siempre preside el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.Alberto FernándezAlberto Fernández

La generación de empleos especialmente orientados a la población joven también fue promovida en estos días en busca del voto de esa franja etaria. En el Parque Industrial de Burzaco lanzaron “Te sumo” para quienes buscan su primer trabajo. Algo similar ocurrió en Tecnópolis con “Argentina programa”, un plan para quienes quieran ser programadores. Cabe destacar que en el sector de la llamada Economía del Conocimiento creció la demanda de trabajadores.

Para incrementar el consumo desde el Gobierno relanzaron el Plan Ahora 12 desde una fábrica de línea blanca en Cañuelas, extendido a 18, 24 y hasta 30 cuotas con bajo interés con los que se podrá adquirir bienes destinados al hogar. También créditos a tasa cero para monotributistas fueron difundidos por la AFIP. Y en cada acto de campaña en el que estuvo el Presidente se intentó mostrar la inauguración de viviendas. La intención explícita fue contraponer esa situación con las construcciones que habían comenzado durante el último período de gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y que el macrismo “dejó sin terminar”.

En los últimos días, cuando ya los cortes de cinta quedaron prohibidos por ley, en la Casa Rosada quisieron mostrar que la salida de la crisis puede darse con un modelo de desarrollo productivo que incluya al campo y a la industria, además de una fuerte inversión en ciencia y tecnología. No fue casualidad la realización en el Museo del Bicentenario, el jueves de esta semana, del Primer Congreso de la Producción y el Trabajo, donde confluyeron varios ministros del área económica con empresarios, sindicalistas y trabajadores.

Quedan apenas dos semanas hasta las PASO. El resultado, si es adverso, puede obligar a un cambio de rumbo. Por el momento la idea es apuntalar ese discurso económico. El ministro Martín Guzmán tendrá entonces un rol protagónico. Se lo vio sumamente activo durante la semana, con discursos en el Consejo de las Américas, en el primer Congreso de la Producción y el Trabajo y en la Bicameral del Senado de la Nación. Este sábado se sumó directamente a un acto de campaña en Mendoza con los candidatos del Frente de Todos.

Guzmán dijo que la economía nacional crecerá este año un 8%. No compensará el 10% de caída del año anterior pero su equipo ve algunos signos alentadores en el horizonte. Los mismos que necesita Alberto Fernández para robustecer su mandato.