Cómo es un perfume realizado con inteligencia artificial, conectividad y sustentabilidad

Primero, que huela bien. Segundo, que su frasco guste al cliente y, tercero, que se identifique con su descripción. Habitualmente, estos son los principales atributos por los cuales una persona elige un perfume y ello responde a la memoria olfativa, la más primitiva, la que es capaz de producir recuerdos, incluso en recién nacidos, y que ningún otro sentido podía lograr.

Sin embargo, llegó una nueva forma de hacer perfumes que no sólo busca crear aromas sino provocar sensaciones utilizando la tecnología. Asimismo, desafía formatos y fórmulas tradicionales pero respetando la naturaleza y el medio ambiente. Ese fue el punto de partida del último lanzamiento de Paco Rabanne al crear Phantom.

Que es la Creatividad Aumentada

Phantom es una fragancia aromática nacida del choque entre la artesanía de lujo y las nuevas tecnologías, producida a partir de la creatividad aumentada. Se trata de un proceso creativo que utiliza la inteligencia artificial para potenciar la inspiración humana e impulsar la creatividad.

Este recurso fue aplicado por primera vez a la perfumería por Paco Rabanne en colaboración con perfumistas, científicos y técnicos del International Flavors and Fragances (IFF) y su tecnología de creatividad aumentada de última generación. Allí, recurriendo a la neurociencia, a las herramientas de algoritmos y a la Inteligencia artificial se logró ir más allá de los límites creativos.

El programa Science of Wellness del IFF es una combinación de inteligencia artificial, estudios en consumidores y enfoques neurocientíficos que permiten cuantificar los beneficios emocionales provocados por ciertos ingredientes. Al identificar las partes del cerebro que se activan al olerlos y ver a qué emociones específicas están asociadas esos sectores del cerebro, es posible identificar los ingrediente o combinación de ellos que son necesarios para provocar determinada emoción.

En el proceso de creación, los perfumistas ingresan las fórmulas en las que están trabajando y el algoritmo sugiere combinaciones de ingredientes o dosis muy novedosas que potencian las emociones deseadas. De este modo, el perfume dejó de ser una combinación de ingredientes para convertirse en una esencia confiable y destinada a generar energías de bienestar.

El nuevo perfume de Paco Rabanne se probó en hombres de entre 18 y 35 años, tomándose 45 millones de medidas cerebrales. Esta tecnología permitió a los perfumistas experimentar con combinaciones inesperadas de notas, seleccionar los ingredientes exactos que estimulen mejor las sensaciones de sensualidad, confianza y energía, y ajustar con precisión las dosis. Con esta prueba se descubrió que Phantom produce tres emociones directamente relacionadas con sentirse bien: sensualidad, alerta y energía.PlayEl nuevo perfume de Paco Rabanne creado con inteligencia artificial

Compromiso con la sustentabilidad

Phantom es una fragancia con una nota de lavanda cremosa que fusiona el limón y la vainilla resultando en una fórmula enérgica, sexy y atrevida. Se produce a partir de extractos 100% naturales y de excelente calidad, es vegana, clean y cruelty free. Esto significa que, como todas las fragancias de Paco Rabanne, no contienen ningún ingrediente animal y no están testados en ellos, confirmando su compromiso con el medioambiente y el desarrollo sustentable.

El frasco de Phantom también es diferente a lo que se ha visto hasta el momento por su diseño disruptivo y retrofuturista. Es una botella plateada y brillante con forma de robot. La marca dice que es mucho más de lo que parece ya que es la “primera botella conectada” pues basta con tocar la cabeza del frasco con un Smartphone para conectarse con el universo Phantom, accediendo a los contenidos exclusivos seleccionados por Paco Rabanne.

La difusión del nuevo perfume también fue innovadora ya que se convocó a referentes locales de distintas industrias. Así, participaron artistas, actores, cantantes e ilustradores como Francisco Tinelli, Santiago Talledo, Ojos con Patas, Jason Mayne, Federico Ini, Franco Rizzaro quienes descubrieron a Phantom en lugares icónicos de la ciudad de Buenos Aires. De este modo Phantom recorrió Caminito, el Obelisco, el Teatro Colón y la calle Corrientes para acercarse al público como un ser que viene de otra galaxia no solo a perfumar sino a brindar bienestar y felicidad.