Elecciones 2021: qué necesita Suárez para mantener el control de la Legislatura


Desde el 2013, el oficialismo no baja de los 45 puntos en cada elección general, lo que le ha permitido tener por lo menos la mitad o más de los legisladores en ambas cámaras. El Frente de Todos asegura que mejorará su número de representantes. Cuál es el desafío del FIT y Ciudadanos por Mendoza para permanecer con representación; y las nuevas fuerzas, expectantes en las primarias.Juan Manuel TorrezLunes, 6 de septiembre de 2021 hs

En seis días los mendocinos iremos a las urnas para elegir a nuestros próximos candidatos para el Congreso, la Legislatura y los concejos deliberantes. Si bien la gran fecha será el 14 de noviembre con las elecciones generales, los frentes políticos deberán sortear las primarias del domingo, y más allá de resolver internas, será una buena oportunidad para saber qué tanto acompañamiento tienen de la sociedad mendocina.

Es cierto que la principal mirada de los principales espacios políticos está en el Congreso Nacional. De los 5 diputados nacionales que elegiremos, Cambia Mendoza pone en juego 3, el Frente de Todos uno; y Protectora (hoy aliado al peronismo) uno más. En tanto, en el Senado, de los 3 que tiene Mendoza, a Cambia Mendoza se le terminan el mandato de dos; y el restante pertenece al peronismo.

No obstante, el Gobierno que comanda el radical Rodolfo Suárez pone su vista también en la Legislatura local, donde el oficialismo pondrá también más bancas en juego que el Frente de Todos y deberá mantener la buena performance que lo acompaña desde el 2013 para seguir con la mayoría de miembros en ambas cámaras. Desde esa elección hace 8 años que Cambia Mendoza no baja de los 45 puntos.

También será vital para algunos partidos más chicos sacar un buen resultado ya que se juegan la representación con sus diputados y senadores, como es el caso del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) y Ciudadanos por Mendoza (ex Protectora).

CONTANDO BANCAS

En Diputados se ponen en juego 24 de las 48 bancas, y en Senadores, 19 de las 38. En la Cámara Baja, a Cambia Mendoza se le terminan 13 diputados; al Frente de Todos 8: y uno para el FITPartido Intransigente (Eduardo Martínez Guerra, hoy aliado a CM) y Ciudadanos por Mendoza respectivamente. En tanto, en la Cámara Alta, al oficialismo se le van 9 senadores (10 si cuenta al aliado Héctor Bonarrico del bloque MasFe), al Frente de Todos 7 (con el senador del Partido Intransigente Eduardo Galdeano); y también uno de Ciudadanos por Mendoza y el FIT respectivamente.

Para poder hacer un análisis de lo que se pone en juego, hay que remontarse a los comicios del 2017, en los que Cambia Mendoza obtuvo una contundente victoria frente al peronismo, que además tuvo además uno de sus peores resultados en los últimos años. Los diputados y senadores que ingresaron en esa elección son los que en abril del año que viene dejarán su puesto.

En esas elecciones arrasó Cambia Mendoza con el 45,7% de los votos, frente a un magro 25,3% del peronismo, quien incluso tuvo una mejor performance en las primarias de ese año (habían perdido 41% a 33%). De allí reside entonces la gran cantidad de bancas que se le terminan al radicalismo y aliados en el frente oficialista.

Sin embargo, si hablamos en términos de poder en las cámaras, queda de igual manera bien parado Cambia Mendoza, ya que teniendo en cuenta los legisladores que ingresaron en 2019, el oficialismo seguirá por dos años más con 13 diputados y 12 senadores; y el peronismo con 10 diputados y 7 senadores.

Sin dudas Cambia Mendoza intentará manejarse nuevamente por dos años con al menos la mitad –o más- de los legisladores. Para eso, necesitará sí o sí conseguir por lo menos 11 diputados y 7 senadores para alcanzar la mitad y permitirse forzar la definición de la autoridad de la cámara en algún proyecto polémico. Hasta ahora, las encuestas lo acompañan, más allá de la incertidumbre que podría haber con un buen porcentaje de la ciudadanía sin una definición clara sobre a quién votar.

Sí será un desafío nuevamente volver a tener 45 puntos, como los hizo en 2017. Recordemos en las elecciones a gobernador del 2019, Cambia Mendoza incluso perforó ese porcentaje, y llegó a los 49,8 puntos. También en esta última elección el peronismo mejoró su caudal de votos, con casi el 35%.

Por el lado del partido que lidera Anabel Fernández Sagasti también hay optimismo ya que, si bien aparece segundo cómodo en las últimas mediciones, superaría fácilmente la barrera de los poco más de 25 puntos del 2017, que dejaron la vara bastante baja. “Vamos a incrementar nuestros diputados y senadores en Mendoza”, aseguran desde el seno del PJ desde el vamos. No obstante, será difícil igualmente romper la “mayoría automática” del oficialismo.

Hay que dejar en claro que más allá de los resultados de estas primarias, serán las generales del 14 de noviembre las que determinarán cuántas bancas se repartirá cada espacio. También es clave entender que más allá del porcentaje general de la elección, la que determinará cuántos diputados y senadores tendrá cada fuerza, se dará en base al escrutinio final de los cuatro distritos electorales en los que se divide la provincia.

A la Primera Sección (que involucra a Capital, Las Heras, Guaymallén y Lavalle) le corresponden 6 senadores y 8 diputados. Para la Segunda (Maipú, San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa y La Paz) son 5 senadores y 6 diputados. La Tercera (Godoy Cruz, Luján de Cuyo, Tupungato, San Carlos y Tunuyán) aporta 4 senadores y 5 diputados. Y la Cuarta Sección (San Rafael, General Alvear y Malargüe) otros 4 senadores y 5 diputados. El sistema de asignación de las bancas es el D’Hondt y es el mismo para ambos cuerpos legislativos.

EL FIT Y CIUDADANOS POR MENDOZA, EN LA CORNISA

Más allá de la pelea de las dos fuerzas principales, en el resto de los frentes políticos hay una lucha importante por seguir permaneciendo en la Casa de las Leyes. Hablamos principalmente del FIT y Ciudadanos por Mendoza, que ponen en juego dos bancas respectivamente, una en Diputados y otra en Senadores.

En el caso del partido de Izquierda, Lautaro Jiménez deja libre su lugar en el Senado, y Mailé Rodríguez en Diputados. Recordemos que el FIT tiene presencia en la Legislatura provincial de manera ininterrumpida desde el 2013, año en el que fueron la sorpresa de la elección intermedia, con 14 puntos que le permitieron incluso una banca en el Congreso Nacional, con Nicolás Del Caño como referente.

En tanto, el espacio ex Protectora, que hoy compite en alianza con el Partido Verde, liberará el lugar que hoy ocupa Marcelo Romano en la Cámara Alta, y Mario Vadillo en la Baja. Ambos legisladores ingresaron en una gran campaña del partido Protectora (con el sello del partido Intransigente) con el acompañamiento de José Luis Ramón –hoy en el Frente de Todos-, quien fue diputado nacional consiguiendo 17 puntos en los comicios del 2017.

El resto de los espacios que participarán, como Vamos Mendocinos, Partido Federal o Compromiso Federal, entre otros, buscarán tener una buena performance en los comicios del domingo para llegar bien perfilados para el 14 de noviembre. De estas fuerzas, solamente la primera tiene actualmente representación en la Legislatura, y es Mercedes Llano, diputada del Partido Demócrata tradicional, que a fines del año pasado decidió romper con CM.