Sergio Berni habló de la asunción de Aníbal Fernández y la política de seguridad: “Ni mano dura ni mano blanda, mano justa”

Luego de los cambios de Gabinete que se hicieron tanto a nivel país como en la provincia de Buenos Aires tras la derrota electoral del oficialismo, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró este lunes que tiene una buena relación con su flamante par nacional, Aníbal Fernández, y que pretende que a partir de ahora no se aplique “ni mano dura ni mano blanda”, sino “mano justa”.

Tras la salida del Gobierno de Sabina Frederic, con quien tuvo varios cruces por diferencias sobre el manejo de la gestión, el funcionario provincial se refirió a las nuevas incorporaciones de la Casa Rosada y señaló que “el peronismo es muy pragmático, escucha y corrige el rumbo”.

“Con Aníbal Fernández tenemos un diálogo permanente, es un militante de nuestro espacio, fue jefe de Gabinete cuando yo fui secretario de Seguridad, así entendemos de lo que estamos hablando. Tenemos una característica: los dos trabajamos mucho y tenemos compromiso”, destacó.

Al participar del programa RM, que conduce la periodista Romina Manguel y que se emite por el canal A24, Berni opinó que “los cambios se hicieron pensando en darle respuesta a una sociedad que ya venía mal y que tuvo que soportar la pandemia, con todo lo que ella trajo”.

Al ser consultado sobre cómo piensa que se va a manejar la seguridad a partir de ahora, fue tajante: “Ni mano dura ni mano blanda, mano justa. Como les digo a mis subordinados, dentro de la ley, absolutamente todo; fuera de la ley, absolutamente nada. Siempre me manejé con esos parámetros y lo voy a seguir haciendo hasta que el gobernador decida poner a otra persona. Así procedo y lo haré, sea quien sea el ministro nacional”, insistió.Sergio Berni y Aníbal Fernández formaron parte del Gabinete de Cristina Kirchner durante su segunda presidenciaSergio Berni y Aníbal Fernández formaron parte del Gabinete de Cristina Kirchner durante su segunda presidencia

Al igual que el resto de los dirigentes que se sumaron al Gabinete, Aníbal Fernández juró este lunes ante el presidente Alberto Fernández al frente de la cartera de seguridad, durante un acto que se realizó en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada.

Allí también asumieron formalmente sus nuevos cargos Juan Manzur (Jefaturas de Gabinete); Santiago Cafiero (Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto); Julián Domínguez (Agricultura, Ganadería, y Pesca); Jaime Perczyk (Educación); Daniel Filmus (Ciencia, Tecnología e Innovación) y Juan Ross (Secretaría de Comunicación y Prensa).

Sobre estos cambios, el funcionario bonaerense hizo una analogía con el fútbol y sostuvo que en los partidos “a veces hay que jugar a la defensa y no al ataque”, pero que “eso no significa que un ministro que se va sea malo, sino que en esta etapa de Gobierno, por ahí necesita llevar otra función”.

Además, remarcó que también era lógico pensar en una renovación dentro del Poder Ejecutivo porque “estos dos años de pandemia fueron tremendamente desgastantes para cualquier hombre de gestión pública”.

Sin embargo, Berni aclaró que “las urnas no pidieron a nadie en específico”, sino solamente modificaciones “en el Gabinete”, y sostuvo que “ahora hay que impulsar todas aquellas variables que les permita a la clase media, que es la más golpeada por la pandemia, salir adelante”

“Hay que materializar en medidas pragmáticas estos cambios en el Gabinete. Como diría mi abuelo, los pingos se ven en la cancha. Los nuevos ministros tienen que empezar a trabajar y a dar respuestas que la sociedad está esperando. La gente sabe que las respuestas no son mágicas, pero sin dudas hay una esperanza”, confió.

Por último, Berni evitó seguir hablando de la relación que tuvo con la ahora ex ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, y destacó que él nunca hizo hizo “operaciones” y que todo “lo que tenía para decir” ya lo hizo “de frente y a quien correspondía”.

“No nos entendimos, pero esa es una etapa superada, ahora tenemos que mirar hacia adelante. Nosotros sentimos que faltaba un mayor compromiso de la gestión nacional. De hecho, le pasó lo mismo al gobernador de la provincia Santa Fe (Omar Perotti), evidentemente era algo que nos pasaba a varios que estábamos todos los días en el territorio”, agregó.