Cartel por la muerte de Sebastián Bordón: “Le di mis condolencias como mamá y le hice entender que el pueblo nunca había hecho nada”

Como publicamos en nuestras páginas, este martes se cumplieron 24 años del asesinato del joven oriundo de Buenos Aires Sebastián Bordón, quien participaba en El Nihuil de un viaje de egresados. Familiares y amigos que lo recuerdan decidieron colocar un cartel en su memoria frente al destacamento policial, iniciativa que generó malestar y altercados con los residentes del distrito.
Al respecto, una de las vecinas, propulsoras para que este cartel no se colocase en la entrada de El Nihuil, Viviana Soria, dijo que “tratamos de que todo fuera pasivamente en la relación del pueblo con la mamá de Sebastián. No estuvimos de acuerdo que ese cartel se colocara frente al destacamento porque afecta al turismo, no queda bien en ese lugar. También se podía poner donde ella tenía el santuario de su hijo”.
Agregó que “nosotros acompañamos en el dolor a esta madre desde hace 24 años, con lo que ella viene haciendo año tras año. Pero llegó un momento que dijimos ‘basta’ por los atropellos que venían teniendo contra nuestro pueblo. Ayer recibimos insultos, agresiones y contestamos pasivamente, como se había decidido, para que no se llegase a las agresiones. Se trataba de la señora Bordón y otras personas que la acompañaban. Ella nunca nos faltó el respeto, sino que nos agradeció por lo que estábamos haciendo y nuestro acompañamiento como madres”.
Sin embargo, Viviana relató que “tenemos una captura de pantalla de una mujer, creemos que es de San Rafael, que nos insultó y nos agredió físicamente. A un vecino le pegó, le tiró la gorra, pero todavía no sabemos quién es”.
Indicó que “yo fui la que organicé que ese cartel no debía estar en ese lugar y lo tiramos. El cartel tiene la foto del pibe y la fecha de lo sucedido, y dice que la Policía lo había asesinado. Por eso, me puse a hablar de frente a la señora Bordón, le di mis condolencias como mamá y le hice entender que el pueblo nunca había hecho nada, que entendíamos el dolor de haber perdido un hijo. También le comenté que estábamos cansados de que nos trataran mal, que nos insultaran y que nos trataran como asesinos. Inclusive una señora me trató de ‘negra de mierda’ y ‘asesina’». En este sentido, la vecina sostuvo que “con la señora Bordón llegamos a un acuerdo de sacar el cartel y lo llevamos entre todos los vecinos adonde está el santuario de su hijo Sebastián”.
En cuanto al trágico final sucedido el 13 de octubre de 1997, la vecina que hace 55 años vive en El Nihuil relató que “fue algo que nunca hubiésemos querido que pasara. Cuando sucedió el caso de Bordón, mi esposo era policía del destacamento en ese momento. Recuerdo que algunos de sus compañeros fueron despedidos y condenados. Eso le queríamos hacer entender a esta señora, que no debía poner esto en la entrada de nuestro pueblo. Fue bueno que lo entendió y nos comunicó que vendría todos los años mientras ella pudiese, a lo que accedimos, pero le solicitamos que no nos faltasen más el respeto”, concluyó.