Desde el sábado no hay pacientes internados con Covid-19 en el hospital Schestakow

Si bien la pandemia aún no ha pasado, aparentemente hizo efecto en nuestro departamento el número de personas que se han vacunado contra el coronavirus, teniendo en cuenta la prácticamente nula cantidad de casos positivos detectados a diario y que no hay pacientes internados en el hospital Schestakow.

El director del nosocomio, José Muñoz, expresó que el sábado pasado recibieron el alta algunos pacientes y desde entonces no hubo más internaciones, aunque aclaró que sí hay pacientes “con sospecha”. “Puedo decir que llevamos 48 horas sin pacientes internados con Covid”, destacó. “Para nosotros es un pequeño gran triunfo sobre un montón de cosas”, aseguró, teniendo en cuenta lo mal que estuvimos. Sin embargo, remarcó que “hay que seguir pidiéndole a la gente que se vacune, ya que esa ha sido la salida a toda la pandemia”.
Si bien hay alrededor de un 50% de la población vacunada, existe una franja etaria –entre los 20 y los 40 años– que por decisión propia no se está vacunando. Muñoz dijo que “un dato que tiene que tener en cuenta la gente es que todos los últimos pacientes que hubo internados con Covid en terapia intensiva, fueron pacientes no vacunados”.
El médico se mostró esperanzado en que quienes integran esa franja etaria asuman la responsabilidad y se vacunen, ya que está demostrado que es la única manera de salir de este problema que tantas vidas se ha llevado. Algo muy útil son las campañas que se realizan y muy especialmente el boca en boca, pues “son decisiones personales de cada uno, la vacunación todavía no es obligatoria”. Considera que debería haber ciertas medidas contra quienes eligen no vacunarse, por ejemplo impidiéndoles el ingreso a espectáculos públicos, restaurantes, locales bailables, etcétera. Al mismo tiempo, no descartó que en un futuro sea obligatoria la vacuna contra el coronavirus, tal como lo es para evitar otras patologías. “Una medida que me pareció brillante, que está haciendo Francia, es que a todo el que no esté vacunado, desde ahora le empiezan a cobrar los test de hisopado”, refirió, y añadió que justamente esas personas son las que están desautorizadas para ingresar a espectáculos públicos y espacios de recreación, entre otros.
Debido a la aún reciente creación de la vacuna, no hay información certera sobre su efectividad a largo plazo y si es necesario reforzarla anualmente, como la de la gripe; de allí, la imposibilidad de obligar a la población a colocársela. Muñoz opina que si la vacuna diera inmunidad absoluta con dos dosis, “sin dudas debería ser obligatoria”.