Facundo Cervera volvió ayer a la cárcel

Facundo Cervera tiene en su haber varios antecedentes penales, volvió a ser detenido esta semana. En este caso, el joven de 26 años fue aprehendido por personal de la Unidad Investigativa local tras una orden de la Unidad Fiscal 2 en el marco de una causa caratulada como “lesiones graves en agresión”.
Así, los efectivos llegaron hasta un domicilio de calle Los Plátanos al 3000 y aprehendieron a Cervera, hijo del reconocido ex futbolista Jorge “Loco” Cervera, al tiempo que secuestraron un teléfono celular y un auto Peugeot 207. Por esta misma causa, la fiscalía ordenó una serie de allanamientos más, pero los mismos arrojaron resultado negativo. A raíz de los antecedentes penales con que cuenta Cervera (ver aparte), la fiscalía ordenó ayer su traslado a la penitenciaría.
Según estima la fiscalía que encabeza el doctor Javier Giaroli, Cervera y otros dos sujetos golpearon y apuñalaron días atrás a un joven en el barrio El Sosneado. La figura penal imputada a Cervera y a al menos otro sujeto se encuentra prevista en el artículo 95 del Código Penal, que reza: “Cuando en riña o agresión en que tomaren parte más de dos personas, resultare muerte o lesiones de las determinadas en los artículos 90 y 91, sin que constare quiénes las causaron, se tendrá por autores a todos los que ejercieron violencia sobre la persona del ofendido y se aplicará reclusión o prisión de dos a seis años en caso de muerte y de uno a cuatro en caso de lesión”.

Los antecedentes de Cervera
En julio del año pasado, Cervera fue condenado a tres años de prisión efectiva y a cinco años de inhabilitación para pescar y cazar por tres causas en las que debía responder frente a la justicia penal local. En el marco de un juicio abreviado, el joven recibió dicha sanción por parte de la jueza María Eugenia Laigle tras ser acusado oportunamente de los delitos de “robo agravado por efracción”, “robo agravado por el uso de arma de fuego y por haber sido cometido en poblado y en banda” y por una infracción a la ley de fauna provincial. En el caso del robo con efracción, la defensa de Cervera acordó con la víctima la reparación del daño merced al pago de una suma de dinero (se habla de más de un millón de pesos) y esto extinguió la acción penal, mientras que la condena llegó por el restante robo y por la infracción a la norma que protege la conservación de la fauna silvestre en Mendoza.
Cuatro meses después de esa condena, el juez Claudio Gil acogió el pedido de su defensa y le otorgó la libertad con la condición de que no cambiara de domicilio, no saliera de la provincia, adquiriera un trabajo y se sometiera al control mensual del Organismo Técnico-Criminológico (OTC). Además, y durante el tiempo que durara la pena (hasta febrero de 2023) no debería cometer otro delito, puesto que esto lo llevaría nuevamente a la cárcel, cosa que ocurrió ayer. Con esta nueva imputación, y en caso de ser hallado penalmente responsable, Cervera deberá cumplir de forma íntegra y efectiva ambas sanciones.