Las previsiones de las víctimas por el cambio climático podrían superar a las que dejará el coronavirus

El cambio climático se convertirá en la “narrativa definitoria de la salud humana, advirtió una importante revista médica, desencadenando escasez de alimentos, catástrofes mortales y brotes de enfermedades que eclipsarían el número de víctimas del coronavirus. Pero los esfuerzos agresivos para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de las actividades humanas podrían evitar millones de muertes innecesarias, según el análisis de más de 100 médicos y expertos en salud.

En su informe anual “Countdown on health and climate change”,The Lancetofrece una evaluación aleccionadora de los peligros que plantea el calentamiento del planeta. Más de una docena de mediciones de la exposición de la humanidad a fenómenos meteorológicos extremos que amenazan la salud han aumentado desde el informe del año pasado.

El aumento de las temperaturas ha provocado un aumento de las enfermedades causadas por el calor, provocando el colapso de los trabajadores agrícolas en los campos y la muerte de los ancianos en sus apartamentos. Los insectos portadores de enfermedades tropicales se han multiplicado y extendido hacia los polos. La cantidad de polen de las plantas en el aire está aumentando, empeorando el asma y otras afecciones respiratorias.

Las inundaciones extremas y las tormentas catastróficas han aumentado el riesgo de cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua. El humo de los incendios en California se infiltra en los pulmones y luego en el torrente sanguíneo de personas tan lejanas como Texas, Ohio y Nueva York. Las sequías se intensifican, las cosechas se pierden, el hambre acecha a millones de las personas más vulnerables del mundo.

“Una recuperación del COVID-19 intensiva en carbono impediría de forma irreversible que el mundo cumpliera los compromisos climáticos”, advierte el informe. El mismo establece repetidos paralelismos entre la pandemia de coronavirus y la crisis sanitaria que plantea el cambio climático. Ambas han puesto de manifiesto y agravado la desigualdad y ponen de relieve la insensatez de dar prioridad a los intereses económicos a corto plazo sobre las consecuencias a largo plazo. Sin embargo, los científicos advirtieron que el número de víctimas del cambio climático superará al del coronavirus, a menos que se tomen medidas drásticas para evitar un mayor calentamiento y adaptarse a los cambios en curso.Los científicos advierten que el número de víctimas del cambio climático superará al del coronavirus, a menos que se tomen medidas drásticas para evitar un mayor calentamiento y adaptarse a los cambios en curso (REUTERS)Los científicos advierten que el número de víctimas del cambio climático superará al del coronavirus, a menos que se tomen medidas drásticas para evitar un mayor calentamiento y adaptarse a los cambios en curso (REUTERS)

“La humanidad se enfrenta a un punto de inflexión crucial”, afirmaron los médicos, ya que las naciones están preparadas para gastar billones de dólares en la recuperación económica de la pandemia y los líderes mundiales se reunirán en Glasgow para una importante conferencia de la ONU sobre el clima en pocos días.

Para Renee N. Salas, profesora asistente de medicina de emergencia en la Escuela de Medicina de Harvard, médica de urgencias en el Hospital General de Massachusetts, experta en clima y salud en el Instituto de Harvard Mundial de la Salud, Yerby Fellow en el Centro para el Clima, la Salud y el Medio Ambiente Mundial de la Escuela Chan de Salud Pública de Harvard, y coautora del informe global, “el cambio climático es ante todo una crisis de salud”.

“Los compromisos audaces y ambiciosos en la COP26 serán la mejor receta para mejorar la salud y la equidad que el mundo pueda escribir“, dijo la especialista en una entrevista con The Harvard Gazette.

El estudio de The Lancet es sólo la última salva de profesionales de la salud que exigen el rápido cese de la quema de combustibles fósiles y otras actividades que calientan el planeta. En un informe especial publicado la semana pasada, la Organización Mundial de la Salud calificó el cambio climático como la mayor amenaza sanitaria a la que se enfrenta la humanidad”, advirtiendo que sus efectos podrían ser más catastróficos y duraderos que la pandemia de coronavirus.

Decenas de expertos en salud pública se dirigen a la cumbre del clima de la ONU que comienza el 31 de octubre en Glasgow con el objetivo de convencer a los líderes mundiales de que deben tomar medidas más audaces para frenar la producción de carbono de sus naciones.

Sin embargo, sólo la mitad de los países encuestados afirma contar con una estrategia nacional de clima y salud, según el estudio de LancetLas tendencias en la generación de energías renovables y las iniciativas de adaptación sólo han mejorado ligeramente. Y la mayoría de los mayores emisores del mundo, incluido Estados Unidos, siguen subvencionando los combustibles fósiles a razón de decenas de miles de millones de dólares al año, lo que contrasta con las cantidades que gastan en salud pública.

Los resultados de los debates sobre el gasto nacional y las negociaciones internacionales sobre el clima “encerrarán a la humanidad en un entorno cada vez más extremo e imprevisible, dice el informe.

“El cambio climático hace que sea más probable que estos eventos sean más intensos. Esto a menudo se traduce en peores resultados de salud y una mayor alteración del sistema de salud. En general, una investigación reciente encontró que más de un tercio de las muertes relacionadas con el calor en las ciudades de EEUU se pueden atribuir directamente al cambio climático. Los científicos del clima descubrieron que la ola de calor del noroeste del Pacífico en junio de 2021 era prácticamente imposible sin el cambio climático. Fue un evento catastrófico de víctimas en masa que se estima que provocó más de 600 muertes en exceso en Washington y Oregon en una semana. Y hubo más de 70 veces la cantidad de visitas al departamento de emergencias relacionadas con el calor en comparación con ese mismo período en 2019″, detalló Salas.En un informe especial publicado la semana pasada, la Organización Mundial de la Salud calificó el cambio climático como “la mayor amenaza sanitaria a la que se enfrenta la humanidad”, advirtiendo que sus efectos podrían ser más catastróficos y duraderos que la pandemia de coronavirus (Getty Images)En un informe especial publicado la semana pasada, la Organización Mundial de la Salud calificó el cambio climático como “la mayor amenaza sanitaria a la que se enfrenta la humanidad”, advirtiendo que sus efectos podrían ser más catastróficos y duraderos que la pandemia de coronavirus (Getty Images)

Y continuó: “El cambio climático está empeorando las olas de calor, haciéndolas más frecuentes, más largas y más calientes. Está amplificando la sequía e intensificando los incendios forestales. Se trata de huracanes sobrealimentados, que son más lentos, más húmedos y más fuertes debido al cambio climático. El cambio climático está alimentando los riesgos de inundaciones con un aumento de las lluvias torrenciales. El aumento del nivel del mar contribuye a las inundaciones costeras, lo que es especialmente preocupante aquí en el noreste porque estamos experimentando algunas de las tasas más altas de aumento del nivel del mar en el país. Al mismo tiempo, existe un mayor riesgo de que tengamos más eventos muy extremos”.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático muestra que es imperativo hacer una transición urgente a una vía de muy bajas emisiones de carbono si queremos mantener el aumento de temperatura por debajo de 1,5 grados Celsius. Aunque un décimo de grado puede parecer pequeño e insignificante, cada fracción tiene implicaciones significativas para la salud y la equidad. Entonces, un evento de calor extremo que solía ocurrir una vez cada 10 años en la segunda mitad del siglo XIX es hoy tres veces más probable. Cuando observamos un aumento de temperatura de 1,5 grados frente a 2 grados Celsius, este medio grado significa que la diferencia entre esos eventos es casi cuatro frente a seis veces más probable, con una mayor probabilidad de temperaturas aún más altas. Esto se traduce en un aumento de las enfermedades, el sufrimiento y la muerte.

“El calor extremo, combinado con la sequía prolongada, cuyo cambio climático tiene sus huellas digitales por todas partes, desencadenó una temporada récord de incendios forestales en el oeste de EEUU en 2020. Es una tendencia que continúa hasta 2021. Y en julio de 2021, el humo de los incendios forestales del enorme incendio Dixie de California llegó hasta el este de Maine, afectando la calidad del aire en toda la costa este. Esto contribuyó a que la ciudad de Nueva York tuviera su peor calidad de aire en 15 años”, aseveró.El cambio climático también crea condiciones más propicias para enfermedades infecciosas como el dengue, el zika, la cólera y la malaria que hace algunas décadas (EFE)El cambio climático también crea condiciones más propicias para enfermedades infecciosas como el dengue, el zika, la cólera y la malaria que hace algunas décadas (EFE)

Según pudo indicar la especialista, “la evidencia de 2020 mostró que el material particulado, uno de los muchos componentes dañinos del humo de los incendios forestales, superaba 14 veces los límites actuales de calidad del aire basados en la salud en las cercanías de los incendios forestales y aún podría ser cuatro veces el límite a 600 millas de distancia. Esto pone de relieve que todos estamos interconectados en esta crisis y que lo que está sucediendo al otro lado del país puede tener claras implicaciones para la salud en todas partes”.

El mundo aún no se ha comprometido a reducir las emisiones lo suficiente como para evitar los peores efectos del calentamiento. Sobre la base de los compromisos actuales de los países en el marco del acuerdo climático de París, las temperaturas medias van camino de aumentar en unos catastróficos 2,7 grados centígrados (4,9 grados Fahrenheit) para finales de siglo. El planeta ya se ha calentado unos 1,2 grados Celsius (2,2 grados Fahrenheit) desde la era preindustrial.

Y un informe de la ONU publicado días atrás revela que los gobiernos siguen planeando aumentar el uso de combustibles fósiles a una escala que supera incluso esos objetivos insuficientes. Los países del G-20 han destinado más fondos nuevos a los combustibles fósiles que a las energías limpias desde el comienzo de la pandemia, según el informe.

Para Salas, “existe un creciente reconocimiento de que las políticas de prejuicios raciales que duran décadas han creado inequidades en la salud y han hecho que ciertas poblaciones sean más vulnerables. Eso incluye, entre otros, comunidades negras, latinas, nativas de Alaska, indias americanas, asiáticoamericanas e isleñas del Pacífico y otras personas de color. Estas son poblaciones que están expuestas de manera desproporcionada a los daños para la salud de la quema de combustibles fósiles, tanto por el cambio climático como por la contaminación del aire”.El peligro más mortífero es, con mucho, la quema de combustibles fósiles, que genera partículas diminutas que irritan los pulmones, conocidas como PM2 (EFE)
El peligro más mortífero es, con mucho, la quema de combustibles fósiles, que genera partículas diminutas que irritan los pulmones, conocidas como PM2 (EFE)

El cambio climático ya amenaza con desbordar la capacidad de respuesta de los sistemas sanitarios. Cuando las temperaturas récord abrasaron el noroeste del Pacífico este verano, la tasa de ingresos en urgencias se disparó hasta 69 veces más que en el mismo periodo de 2019. Según el informe de The Lancet, sólo el 0,3% de la financiación mundial para la adaptación al cambio climático se ha destinado a los sistemas sanitarios, a pesar de la explosión de pruebas sobre las consecuencias para la salud de las emisiones no controladas

Según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, al menos 538 estadounidenses han muerto en grandes desastres climáticos este año. Esto no tiene en cuenta las muertes menos directas: las personas que enferman por el moho que se forma después de que su casa se inunda durante un huracán y los pacientes cuyas condiciones crónicas se agravan por las temperaturas extremas. Las recientes catástrofes “son sombrías advertencias de que por cada día que retrasamos nuestra respuesta al cambio climático, la situación se vuelve más crítica”, dijo Marina Romanello, directora de investigación y autora principal del artículo publicado en Countdown.

Sin embargo, los mayores peligros del cambio climático no siempre están asociados a los fenómenos meteorológicos extremos más evidentes.El peligro más mortífero es, con mucho, la quema de combustibles fósiles, que genera partículas diminutas que irritan los pulmones, conocidas como PM2,5. Una estimación publicada este mes de febrero cifra en más de 10 millones el número de muertes anuales por esta contaminación. El estudio de The Lancet es más conservador y sitúa la cifra en un millón.

El aumento constante de las temperaturas, combinado con la alteración del hábitat y la globalización, también ha dado a las enfermedades infecciosas la oportunidad de evolucionar y expandirseLas enfermedades fúngicas, que no pueden tratarse con vacunas antibióticos, pueden estar aumentando. Históricamente, no ha habido muchos hongos capaces de infectar a los humanos, porque los microbios no prosperan a las temperaturas corporales típicas. Pero a medida que el calentamiento global aumenta las temperaturas medias en los entornos en los que viven los hongos, puede estar presionando a estas especies para que se adapten. Esto, a su vez, podría hacerlas más aptas para invadir los intestinos o las vías respiratorias de los seres humanos, sugieren los científicos.

Un estudio publicado en abril en la revistaPLOS Pathogensseñala que Candida auris, una infección resistente al tratamiento que se identificó por primera vez hace sólo 12 años, puede haber evolucionado de esta manera. Lo mismo ocurre con un nuevo tipo de Cryptococcus gattii, un hongo que infecta los pulmones y que suele encontrarse en los trópicos, que ha aparecido recientemente en el noroeste del Pacífico. En el suroeste de Estados Unidos, los científicos han documentado un aumento de los casos de fiebre del valle, causada por un hongo cuyas esporas se propagan en los días polvorientos y ventosos que ahora son comunes debido a la sequía inducida por el clima.“Publicamos el informe justo antes de la COP intencionalmente porque quisimos asegurarnos de que las conversaciones allí estén informadas por la ciencia más reciente sobre cómo el cambio climático está dañando la salud y los beneficios de la acción sobre el cambio climático para la salud y la equidad" (REUTERS)“Publicamos el informe justo antes de la COP intencionalmente porque quisimos asegurarnos de que las conversaciones allí estén informadas por la ciencia más reciente sobre cómo el cambio climático está dañando la salud y los beneficios de la acción sobre el cambio climático para la salud y la equidad» (REUTERS)

Mientras tanto, los mosquitos portadores de enfermedades se trasladan a zonas más templadas y a mayor altura, sus ciclos vitales se aceleran y sus comportamientos de picadura se intensifican. Los cambios en los factores ambientales han aumentado las tasas básicas de reproducción de enfermedades como el Zika y el chikungunya, aumentando su potencial para explotar en epidemias. Un estudio publicado por la revista Lancet Planetary Health este mes de julio concluyó que las emisiones de carbono no disminuidas pondrían a casi el 90% de la población mundial en riesgo de contraer malaria y dengue a finales de siglo.

“El dengue es una enfermedad transmitida por mosquitos que está empeorando en todo el mundo, en parte debido al cambio climático que altera la temperatura, la lluvia y la humedad, lo que hace que el ambiente sea cada vez más adecuado para que el dengue se propague a través de los mosquitos. Nuestros nuevos datos muestran que el potencial de transmisión del dengue en los EEUU está aumentando. Este potencial de transmisión fue en promedio más de un 50% más alto en los últimos cinco años en comparación con la década de 1950. Esto realmente resalta la importancia de la investigación sobre futuras amenazas para la salud, para que podamos prepararnos”, aseveró Salas.

En la última década, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han identificado al menos 128 casos en los que las personas contrajeron el dengue dentro del territorio continental de Estados Unidos. Pero las enfermedades seguirán golpeando con más fuerza en las naciones tropicales de baja altitud donde ya son endémicas. En el África subsahariana, el número de víctimas podría ascender a 50 muertes adicionales cada hora, la mayoría de ellas en niños menores de 5 años.

Otros estudios sugieren que la tasa de enfermedades diarreicas en los niños aumentará hasta un 5% por cada grado Celsius (1,8 grados Fahrenheit) de aumento de la temperatura. El peligro especial para los niños pequeños subraya lo que los especialistas llaman la “cruel ironía” de las amenazas sanitarias relacionadas con el clima: los más afectados por el problema son los que menos contribuyen al fenómeno del cambio climático.

“Publicamos el informejusto antes de la COP intencionalmente porque quisimos asegurarnos de que las conversaciones allí estén informadas por la ciencia más reciente sobre cómo el cambio climático está dañando la salud y los beneficios de la acción sobre el cambio climático para la salud y la equidad. Pretendemos que esta riqueza científica sea útil para muchas personas. En primer lugar, queremos asegurarnos de que informa la toma de decisiones, pero también queremos informar a las comunidades médicas y de salud pública para que comprendan los daños que están sufriendo sus comunidades y sus pacientes. Y queremos usarlo como una oportunidad para que el público en general comprenda mejor por qué el cambio climático es personal. Hoy es una crisis de salud, y la salud y la equidad deben ser no solo la razón por la que actuamos, sino nuestro principio rector de cómo respondemos”, finalizó la investigadora de Harvard.