Juampi Sorin, sin tabúes: de la homosexualidad en el fútbol a la depresión que sufrió tras la eliminación de Argentina en el Mundial 2002

Sorín habló de la homosexualidad en el fútbol y lo mal vista que era la psicología en este deporte

Como es habitual, Juan Pablo Sorin suele hablar sin casete y brindar sus opiniones y análisis de forma clara. En una entrevista con ESPN F90, el ex lateral izquierdo se refirió a diversos temas, inclusivo los que son considerados tabú en el fútbol, tales como la psicología aplicada al deporte (sobre todo en su apogeo como jugador) y la homosexualidad, a partir del caso de Joshua Cavallo.

“Por suerte cada vez pasa menos en el fútbol, pero antes estaba mal visto ir a un psicólogo; te tomaban de loquito. Si tenías un problema, ‘cómo vas a confiar en…’ Por suerte a Marcelo Roffé lo tuvimos en las selecciones”, comentó.

Al ser consultado sobre si convivió con la homosexualidad en el fútbol, admitió que “me pasó de ver cómo miraban desde la psicología a cualquier otro tipo de terapia. Capaz a mi me tocó ir a terapia para ir a respirar y uno te miraba con cara mala, yo siempre fui de sumar. Pero la psicología no es solo para el fútbol, si no para cualquier circunstancia de la vida y ni que hablar las decisiones de qué quiere hacer cada uno con su amor, con su cuerpo. Por eso el otro día el australiano, Joshua, estuvo muy bien en decirlo, sacarse eso de encima y no tendría que ser novedad. Por suerte se empiezan a romper todos los tabúes”.PlaySorín: anécdota del debut de Messi

Además, reconoció que sufrió de depresión luego de la eliminación de la selección argentina en el Mundial de Corea-Japón 2002. “Tuve una depresión muy grande, pero hay que seguir siempre. Estuvimos en el cumpleaños de Charly (García) e hizo una versión del tema ‘Influencia’ que dice ‘no podés escapar ni correr de tu destino’. Escuchaba eso y es verdad, hay que seguir, hay que volver a vestir la camiseta y jugar un Mundial como no pudimos hacerlo en 2002″, reconoció.

También recordó el debut de Lionel Messi en la selección argentina cuando fue expulsado a los 47 segundos en un partido amistoso contra Hungría en 2005. “Lo fuimos a buscar (al árbitro) y le dijimos de todo. Aparte, cuando se putea se hace en español. El árbitro se retiraba, era marcar el final echando al que iba a ser el mejor jugador del mundo y le decíamos eso, y ya lo había echado. Con Leo hablamos mucho, no solo la contención en el vestuario porque había llorado, pero recuerdo que le dije ‘vos vas a dejar de jugar en la selección cuando vos quieras’. Me salió decírselo, lo podés intuir, de acompañarlo, como lo hice desde cualquier lugar”, afirmó.PlaySorín y su depresión tras la eliminación en el Mundial 2002

OTRAS FRASES DE JUAN PABLO SORIN

Posición. “A mí me gustaba jugar más de lateral porque era sorpresa. El tres que llega en diagonal”.

Mundial 2006. “La convivencia de ese grupo fue espectacular. Era amistad, estar todos detrás de un objetivo. Teníamos todo para poder llegar a la famosa última semana, Román, Aimar, Tevez, Leo Messi en sus primeros tiempos en la Selección, pero por detalles no llegamos”.

El mejor su puesto en el país. “Elías Gómez, Fabrizio Angileri, Milton Casco y el Colo Barco, con quien hablé porque hay que incentivar a los chicos que están por debutar y que juegan de una manera distintas. Es bueno darles ese apoyo”.Juampi fue un referente de la selección argentina (Getty Images)Juampi fue un referente de la selección argentina (Getty Images)

Estudios. “Me gustaba la literatura. Me apasionaban las letras y la profesora que tenía era muy buena. Es lindo cuando está esa simbiosis entre el profesor y el alumno”.

Himno. “A mí lo que me pasaba es que me imaginaba a toda la gente de la Argentina. Las provincias, yo no las conozco todas, pero están todos pendientes de nosotros y ahí es cuando te surge la entrega total, no hay límites. De hecho mi carrera es corta por eso, por infiltrarme por querer estar siempre y lo volvería a hacer. Nunca se relaciona la plata con la Selección, pero cuando jugás al fútbol es hacer lo mismo que hacías cuando eras chico, pero profesionalizado”.

Retiro. “Tenía para unos años más, pero ahí viene ese animal que uno tenía adentro. Pero cuando no fui más a la Selección sentí que una parte mía se murió. Me mató y también admitía el paso del tiempo y las decisión de un entrenador que no te convocó (luego del Mundial 2006 asumió Alfio Basile), pero justo ahí vinieron las lesiones. Después del Mundial de Qatar 1995 uno quiso todo y cuando no te tocó estar fue duro”.

Bielsa. “Lo fui a ver a una conferencia en Río de Janeiro cuando estuvo con Capello (Fabio) y Tité. Estuvo muy bueno y estuvo el Cabezón D’Alessandro, un fenómeno de entrenador. Además, la capacidad de Marcelo para hacer mejor al jugador, esa misión de dejarte algo más, después si lo querés tomar o no, si lo querés comprender o no, el jugador también tiene sus vicios. Fue una revolución, la verdad que yo sentí que si agarraba ese automatismo, volaba, que era la sensación que tenía con esa Selección. Sabía que podía volar, que el equipo iba a estar siempre bien parado”.