Imputaron a la pareja acusada de matar a un bebé de un año y medio

Con un puñado de pruebas en sus manos, la Justicia decidió imputar a la pareja que estaba sospechada de un caso de maltrato infantil donde terminó muriendo un bebé de un año y medio. Por el crimen en Las Heras fueron acusados la madre y el padrastro de la criatura.

Prácticamente desde que Liam Pereyra estaba internado, Natasha Abigail Delgado y Mauro Ángel Pallero estaban aprehendidos. Es que los médicos del Hospital Notti advirtieron que el pequeño tenía lesiones internas -hemorragia y muerte cerebral- compatibles con el síndrome del shaken baby, es decir, producidas por un fuerte zamarreo.

La fiscal de Homicidios Andrea Lazo esperó a que llegue el adelanto de la necropsia que realizó el Cuerpo Médico Forense (CMF) y comenzó a tomar declaraciones testimoniales. Con estas evidencias, en la primera hora de este viernes decidió imputar a los sospechosos. El delito es homicidio agravado por el vínculo y por alevosía -atacar a una persona indefensa-, con lo cual arriesgan una pena de prisión perpetua.

Pero la pareja también fue acusada por lesiones leves agravadas ya que sostienen que también sufrió maltrato infantil un hermanito de Liam Pereyra que declaró en cámara Gesell y habría sido golpeado en al menos cinco ocasiones.

Delgado y Pallero decidieron no declarar y en las próximas horas serán trasladados a la penitenciaría, según detallaron fuentes ligadas a la causa.

Los sospechosos de cometer el crimen en Las Heras.

Los sospechosos de cometer el crimen en Las Heras.

Crimen en Las Heras

Cerca de la medianoche del martes pasado, Natasha Delgado ingresó a un centro de salud ubicado en la zona de los Cinco Mil Lotes. En sus brazos llevaba a su hijo, Liam Pereyra, quien estaba convulsionando. El pequeño de 1 año y medio fue trasladado al Hospital Notti donde le diagnosticaron muerte cerebral y fue desconectado al día siguiente.

Si bien no tenía heridas visibles, como hematomas, una tomografía constató serias hemorragias internas compatibles con el síndrome de shaken baby. Se activó el protocolo de maltrato infantil y su madre y su padrastro fueron aprehendidos, a la espera de determinar si el zamarreo se produjo en forma intencional o accidental. El avance de las pruebas terminó complicando a los sospechosos.