Reclamaron por la derogación de ley que prohíbe las carreras de galgos

En horas de la mañana de ayer un grupo de manifestantes, alrededor de 500, se congregaron en el kilómetro cero reclamando la derogación de la Ley 27.330 que prohíbe la carrera de perros y a la vez solicitaron una reglamentación que regule la actividad. La concentración fue organizada por la Asociación Tradicionalista de Costumbres Campestre y la Asociación Galguera Mendocina.
Al respecto, el presidente de la Asociación Tradicionalista de Costumbres Campestre de Mendoza, Luis Soula, dijo “nos convocamos unas 500 personas en repudio de la ley 27.330, que es la ley que prohíbe las carreras de perros en todo el territorio nacional, cualquiera sea su raza y nosotros entendemos que esta ley es injusta y arbitraria, porque solamente se la aplicaron a los galgueros. A las personas que simpatizamos con esta hermosa raza y desgraciadamente nos toca vivir hace 5 años el asedio, la estigmatización que logró esta ley hacia la familia galguera”.
Añadió que “desde que salió esta ley en la Argentina, volcó la actividad a la clandestinidad. Si vamos a hablar de control, no existe de ningún tipo, porque quedó demostrado que esta ley es un fracaso. No las controla nadie y puedo asegurar que hay muchos galgueros que hacen las cosas bien y consideró que menos de un uno por ciento las puede llegar a hacer mal, que son las injurias y todo este tipo de cosas que se están diciendo, sobre los perros que los drogas y todo lo que dicen”.
Sostuvo que “nosotros como asociación y familias galgueras, estamos pidiendo progresar como actividad, porque pedimos una reglamentación escrita en la cual se tenga la tenencia responsable, el uso del doping en las carreras, como se usa en el fútbol o cualquier otro deporte y obviamente el control hecho por los médicos veterinarios, tanto sea antes y después de correr”.
También comentó que “al galgo le gusta correr, es su naturaleza. Desde el punto de vista del humano, si hay una carrera debería tributar como cualquier otra actividad. Sentimos discriminación como sucede con los caballos, que corren con un jinete, una persona que lo guía con un freno en la boca, pero el perro corre solo”.
Los manifestantes entregaron un petitorio al Intendente, al gobierno provincial y al Congreso nacional, a fin de revertir lo estipulado en la Ley 27.330.