La “novia para la tribuna”, los guardaespaldas y la obsesión por el físico: Ricardo Fort, el hombre detrás del show

“Yo no manejo el rating, yo manejo un Rolls Royce” dijo alguna vez Ricardo Fort en medio de la pista de ShowMatch. Controvertido como pocos, el chocolatero logró su anhelada fama en el 2009. Amado y odiado, su figura despertó todo tipo de sentimientos en el público y en quienes lo rodeaban. El segundo capítulo del documental de Infobae Ricardo Fort, el hombre detrás del show titulado “La explosión en la Tv” revela los detalles de los años más vertiginosos del empresario.

Leo Travaglio, dueño de Esperanto; Violeta Lo Re, ex novia; Claudio Borges y su mujer Carolina Pipper, amigos; Guido Süller ex parejaGuillermo Peyrano, amigo y los periodistas Diego Bouvet y Marina Calabró fueron algunos de los entrevistados que recordaron aquella época del papá de Martita y Felipe.

“Tenía una novia siempre, que era una novia para la tribuna, era generalmente famosa”, contó el dueño del boliche de moda en ese entonces y Violeta Lo Re, una de esas “novias” contó: “Era una historia armada para salir a los medios, me pedía que si lo llamaban de una nota lo acompañara, estuviera presente, ‘no te vayas, quédate acá’. Necesitaba esa fortaleza de decir ‘estoy con una mujer’”.

Su amiga Marcela Villagra usó las palabras “rutilante” y “voraz” para describir la explosión mediática del Comandante y es que así lo fue. Por esos tiempos pasó por El musical de tus sueños, el segmento de ShowMatch en el que llegó a la final que perdió contra Silvina Escudero y los años siguientes estuvo como jurado en el Bailando. Entre sus interacciones con Macelo Tinelli son recordados aquellos momentos en los que mostró por dentro su Rolls Royce, el discurso que hizo emulando al presidente de la Nación en el que acuñó frases como “Yo no manejo el rating…” o “Para algunos la moral es un árbol de moras” o su feroz pelea con Flavio Mendoza.Ricardo Fort en ShowMatchRicardo Fort en ShowMatch

El paso por lo que entonces era La Flia le brindó la notoriedad y la fama que buscaba desde hacía años, lo que le permitió encabezar varias obras de teatro en Mar del Plata y su programa propio en la pantalla de América, Fort Night Show. Por esos años, su obsesión con el físico que venía desde su juventud se acrecentó y comenzó a pasarle factura. “Él se miraba al espejo y quería llegar a la perfección, se medía, se miraba, se sacaba fotos, hasta se hizo una lipoaspiración de rostro”, recordó Guido Süller quien había sido pareja de él, mucho antes de que ambos fueran famosos.

Además de “la novia”, parte de su séquito estaba integrado por sus guardaespaldas, entre los que estaban Tito Speranza quien también brindó su testimonio. Otra parte importante de ese show era mostrar las excentricidades, los lujos y el dinero que él podía gastar cada vez que salía o viajaba con amigos. “Cuando él llevaba a un grupo de gente a Miami, había que comer hasta lo que él decía, ¿por qué? ‘Porque yo lo pago. A él le gustaba el poder, él era el rey con la billetera y todos eran sus súbitos”, dijo Guido Süller.

Ricardo Fort, el hombre detrás del show, consta de cinco capítulos. El primero se publicó el lunes, titulado “El imperio Fort” en el que se realiza un repaso pro la historia familiar y de la conocida fábrica de chocolates; el ya mencionado “La explosión en la TV; “Fama, lujo y excentricidad” que saldrá el miércoles 10 y donde se puede apreciar su particular estilo de vida; la cuarta entrega “Los hijos y sus otros amores”, que se podrá ver el jueves 11 y en el que se ponen sobre el tapete sus relaciones afectivas, y el último que saldrá el viernes 12, “El Adiós”, que hace foco en su deterioro físico y su muerte prematura.