Aseguran que el servicio penitenciario trabaja normalmente en San Rafael

Como parte de una habitual rutina, pasó por nuestro departamento el director del Servicio Penitenciario de Mendoza, Eduardo Orellana. Sobre lo encontrado en la penitenciaría local y las labores que realizó .
Explicó que lo que se lleva a cabo es un trabajo que se desarrolla en toda la provincia, a fin de que exista solidaridad entre las distintas regiones, teniendo en cuenta que Mendoza tiene una población de aproximadamente 5.300 personas privadas de la libertad distribuidas en 20 unidades. En este caso, él visitó el departamento y las unidades penitenciarias, asegurando que “todo está normal”, aunque “con los problemas propios, cotidianos que tenemos que solucionar”.
Orellana aseguró que durante la pandemia hubo un “muy buen trabajo” por parte del personal que permaneció en sus puestos durante todo el tiempo, con una “muy buena respuesta” de quienes están privados de la libertad, que “han sido muy cuidadosos, no solo en el comportamiento hacia la seguridad sino con el manejo de la pandemia dentro de la cárcel”.
Cabe decir que durante la pandemia, dos miembros del personal carcelario fallecieron lamentablemente, mientras que murieron cuatro convictos.
En cuanto a lo que ha sido la vacunación, la totalidad del personal recibió las vacunas, mientras que en el caso de los detenidos, ha sido en el mismo rango que en la población común. En ambos casos, quienes aplicaron las vacunas fueron integrantes del servicio sanitario de las cárceles (médicos y enfermeros).
Por otra parte, el funcionario expresó que las cárceles de la provincia deben ser dirigidas por cinco personas: un director, un vicedirector y tres asesores, en seguridad, tratamiento y administración. Todo el servicio es personal de carrera, formado en la materia, que cada tres o cuatro años (dependiendo de la necesidad) tiene que rotar. Es por eso que recientemente hubo algunos cambios en las autoridades penitenciarias.