El Gobierno define los detalles del plan económico para el FMI y evita poner fecha a un llamado al diálogo con la oposición

Tras el anuncio de Alberto Fernández, la noche de la elección general, sobre el envío de un plan económico al Congreso en diciembre y la confirmación de que llamará al diálogo con la oposición para alcanzar un acuerdo de cara al pacto por el pago de la deuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno aún está definiendo los detalles de la iniciativa, que todavía están bajo análisis en el Ministerio de Economía, y evita poner fechas concretas para la convocatoria a Juntos por el Cambio.

La semana pasada, el Presidente tuvo una serie de reuniones, con esos temas en agenda, con el ministro de Economía, Martín Guzmán, con su secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y con su secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra. Allí empezaron a definir los detalles del plan económico que evalúa enviar la primera semana de diciembre al Congreso Nacional. También discutió la iniciativa con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que impulsa diez puntos de acuerdo con la oposición en el mismo sentido.

Como publicó Infobae el viernes, y como confirmó el propio Alberto Fernández el domingo por la noche en un mensaje institucional difundido una hora después de que se conocieran los primeros resultados del escrutinio provisorio, el Gobierno tiene planeado convocar a Juntos por el Cambio, a empresarios y sindicatos y a movimientos sociales para llegar a un acuerdo sobre el plan económico para los próximos años y de cara al pacto que debe firmar con el FMI por los plazos y las tasas del pago de la deuda externa.

A pesar de que el Presidente hizo el anuncio la misma noche de la elección, y de que viene trabajando un programa y un posible acuerdo con Juntos por el Cambio hace semanas, la fecha del llamado a la oposición y los interlocutores para llevarla a cabo aún no fueron decididos.La mesa nacional de Juntos por el CambioLa mesa nacional de Juntos por el Cambio

En el Gobierno aducen una serie de motivos para la demora. Por un lado, aseguran que no está definido en su totalidad el programa económico que se planea presentar, basado en los encuentros que se llevan a cabo hace un año y medio con el Fondo. Además, en los días inmediatamente posteriores a la elección general del domingo, el Frente de Todos se encuentra en pleno proceso de recalibramiento interno. Todavía se están sopesando heridos y ganadores, mientras los distintos sectores buscan capitalizar el buscado acortamiento de la distancia con la oposición.

Sin ir más lejos, para mañana el Frente de Todos organiza un acto multitudinario en la Plaza de Mayo, donde el Presidente será el único orador, como muestra de unidad tras el repunte en las Generales con respecto a la derrota bonaerense de las PASO, pero también como exhibición de fuerza por parte de Alberto Fernández de cara a los próximos dos años de administración nacional hacia las presidenciales de 2023.

La convocatoria había sido impulsada por la CGT y los movimientos sociales afines, que anunciaron el acto cuatro días antes de la elección durante un encuentro con el Presidente en la Casa Rosada. Pero ayer se sumó a la iniciativa La Cámpora, que hasta ahora no había formado parte. El cambio se produjo durante el cónclave organizativo que se realizó en la sede del PJ, en la calle Matheu, donde participaron los voceros de la Presidencia.

En el acto, que se transformó en una iniciativa de la coalición en su conjunto y no de los sectores sociales y sindicales exclusivamente, se descuenta que el Presidente vuelva a ponderar la derrota ante Juntos por el Cambio como un triunfo, por el achicamiento de la distancia porcentual en la provincia de Buenos Aires. Y que deslice nuevas críticas a la oposición por la toma de deuda durante el gobierno de Mauricio Macri. Un llamado al diálogo en ese contexto no sería oportuno, evalúan en el Gobierno.Con el apoyo de Cristina Kirchner, el Gobierno se movilizará el miércoles y Alberto Fernández será el único oradorCon el apoyo de Cristina Kirchner, el Gobierno se movilizará el miércoles y Alberto Fernández será el único orador

La convocatoria también se posterga a la espera de que la fuerza opositora defina su propia postura interna. En la coalición que conforman el PRO, la UCR y la Coalición Cívica no hay una mirada unívoca respecto del tipo de acuerdo que estarían dispuestos a firmar, sino que conviven posiciones disímiles y también hay internas. “Larreta ganó, pero ahora lo están corriendo por derecha. Hay que ver qué puede hacer realmente ante una convocatoria nuestra”, dijo ayer un funcionario nacional.

Por ahora, la posibilidad de un diálogo en buenos términos parece lejana. Ayer, luego del triunfo que obtuvo en las elecciones legislativas, los presidentes de los partidos de Juntos por el Cambio brindaron una conferencia de prensa para dar detalles de lo conversado en la mesa de Juntos por el Cambio, donde resaltaron la victoria en los principales distritos del país y lanzaron un duro mensaje contra el Gobierno.

“Fue un contundente triunfo nuestro y una terrible derrota del Gobierno. Que dejen de hacer negaciones, vive en un mundo paralelo. Tiene que asumir con dignidad que ha asumido la elección”, dijo Miguel Ángel Pichetto, de Peronismo Republicano. Patricia Bullrich se expresó de modo similar: “Es de buenos demócratas aceptar las derrotas, llamar a quien ha ganado la elección y nos hemos recibido ningún llamado del Presidente de la Nación”.

El llamado a un diálogo con otras fuerzas políticas para empezar a discutir y consensuar el programa económico plurianual se sigue conversando con el staff del FMI y no tiene fecha exacta, aseguran en el Gobierno. Aunque el programa económico está “muy avanzado”, según dijeron en la Casa Rosada, los detalles del “mini presupuesto”, como se lo definía por estas horas en Balcarce 50, se mantienen en estricta reserva.

Los voceros de la administración nacional evitan brindar definiciones y se limitan a delinear algunos adelantos a grosso modo. “Se trata de un plan plurianual de modelo económico en base a las decisiones y conversaciones que se han llevado adelante con el staff del FMI. Va a ser por más de un año, sin precisión de extensión”, dijeron vagamente, en declaraciones off the record. Y destacaron que el acuerdo con el FMI “tiene que resolverse de diciembre a marzo”.El Frente de Todos mostró euforia y triunfalismo en el búnker tras conocerse los resultados de las elecciones (Franco Fafasuli)El Frente de Todos mostró euforia y triunfalismo en el búnker tras conocerse los resultados de las elecciones (Franco Fafasuli)

La posibilidad más certera es que la convocatoria a la oposición, antes del debate en el Congreso, se realice a través del Consejo Económico y Social que administra Gustavo Béliz. En ese marco ya se estuvieron realizando reuniones con actores “de todos los sectores”, aseguraron en la Presidencia.

En medio de las dudas sobre las posturas dentro del Frente de Todos, en el Gobierno aseguran que el proyecto, que según los voceros “marcará el rumbo de la Argentina para los próximos años”, tiene tanto el aval de Cristina Kirchner como el del presidente del interbloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner. “Cristina llamó al Presidente para decirle que el anuncio había salido bien. Ella siempre quiso que la deuda se discutiera en el Congreso”, sostuvieron en la Casa Rosada. “Esto se va a convertir en un proyecto de ley y habrá acuerdos políticos alrededor de este plan”.

El acuerdo había sido adelantado por Sergio Massa en una entrevista con Infobae, hace un mes, cuando dijo que todos los espacios políticos deben encontrar consenso en 10 puntos básicos: “Terminada la elección vamos a convocar desde el gobierno a un acuerdo con la oposición, con los empresarios y con los trabajadores articulando el Congreso y el Consejo Económico y Social. Vamos a ir a un acuerdo, vamos a convocar a un acuerdo sobre diez políticas”, dijo entonces el presidente de la Cámara de Diputados.

Por ahora, el tema lo está trabajando Martín Guzmán y después será analizado por la Secretaría de Legal y Técnica, que le dará aval jurídico. El llamado a la oposición dependerá del cierre del paquete económico puertas adentro de la Casa Rosada. “Por ahora el Presidente hizo una convocatoria al diálogo y no hay nada más que eso. No tiene por qué ser inminente, no tiene por qué ser esta semana”, dijo un funcionario cercano al Presidente.

En el Gobierno creen que con la mejora en los resultados de las PASO en las Generales ganaron tiempo para concretar la convocatoria cuando lo consideren más plausible.“Todos pensaban el lunes después de la elección con crisis política, una carta de Cristina y el dólar a 230. Nada de eso sucedió. Va a haber una convocatoria. Pero una vez que hacemos las cosas de manera organizada, con tiempo y con un presidente que está menos verborrágico, no nos pongamos debajo de la espada de Damocles”, ilustraban en la Casa Rosada.