Caso Villar: declaró el hombre que decía saber quién mató a Nélida

Una nueva jornada, la octava, se desarrolló ayer en el marco del segundo juicio por el asesinato de Nélida Villar, la joven malargüina hallada sin vida en cercanías del cerro San Ceferino, en 2013. Durante la jornada, se destacó el testimonio de un hombre que actualmente se encuentra purgando una condena en el penal de Almafuerte, de la capital provincial, y que fue ofrecido por la defensa de la acusada Lucía Carrasco.
El sujeto, que días atrás se contactó con Carrasco vía redes sociales, fue trasladado hasta nuestra ciudad y dijo ante el tribunal que vio a dos hombres y una mujer en el cerro, pero indicó no acordarse la fecha, además de describir que era de noche «tipo 21:30 «, y agregó: «Yo estaba con una chica que ya falleció. Quise dar la vuelta por detrás del dique y me encontré de frente al ‘Loquillo’ y a otro sujeto al que le dicen ‘Carito’. El primero me dijo ‘vos no viste nada’, mientras que el segundo me puso una patada en la boca del estómago y me dejó tirado». Luego agregó que el sujeto que él identifica como «Loquillo» ya falleció. Al terminar su declaración, el fiscal de la causa, Pablo Peñasco, indicó que iba a imputarlo por falso testimonio.
Por otra parte, la fiscalía solicitó ayer una serie de nuevas pruebas para incorporar a la causa. En ese sentido, el ala acusatoria pidió –entre otras cosas- la realización de un nuevo cotejo de ADN elementos secuestrados al momento del crimen como guantes y la bicicleta de la víctima, entre otros. También se pidió un nuevo relevo de los rastros genéticos obtenidos del cuerpo de la víctima, como por ejemplo los que extraídos de las uñas. El ministerio Público Fiscal fundamentó el pedido en el avanzado equipo técnico que posee actualmente el laboratorio del Registro Provincial de Huellas Genéticas y que en 2013 no existía.
Por otro lado, se pidió el análisis de los teléfonos celulares de los imputados y la víctima y de los chips con los nuevos softwares. Esto permitiría inspeccionar los mensajes, las llamadas y la ubicación desde donde se realizaron las mismas, sobre todo la última comunicación entre la víctima y uno de los imputados.
Peñasco requirió también al Cuerpo Médico Forense los resultados que se habrían obtenido de los análisis bioquímicos, anatomopatológicos e histopatológicos, análisis de orina y de sangre para determinar si Nélida Villar estaba o no embarazada al momento de ser asesinada.
Una de las medidas más novedosas que introdujo la fiscalía -que sostiene la acusación contra Abel Vázquez y Lucía Carrasco- es una plantigrafía, es decir, la toma de las medidas del pie descalzo de Lucía Carrasco. La parte acusadora sostuvo este pedido basándose en una huella hallada en el cerro Ceferino, y que correspondería a un número 38 y de un modelo de una conocida marca de zapatillas. Para la fiscalía, al momento de tomarle las medidas del pie a Carrasco durante la investigación, esta no fue realizada de forma correcta por lo que ayer mismo se desarrolló esta diligencia.