Productores del campo mendocino exigen medidas urgentes para enfrentar la mafia del cobre

Productores de toda la provincia vienen sufriendo, y denunciando, el robo diario de transformadores, tableros, bombas de agua, cables, lo que significa pérdidas materiales millonarias y también el quedarse sin el riego para los cultivos. Denuncian que hay zonas liberadas y poca eficacia de la policía.

Las víctimas de la mafia del cobre también son las empresas de distribución eléctrica y de telefonía, que todas las semanas deben reponer costosos materiales y equipos.

En Conexión Agro, por Radio Nihuil, abordaron el tema y explicaron que en la justicia sostienen que los ladrones actúan de manera quirúrgica, con las herramientas específicas y conocen de manera certera qué material llevarse y cómo desconectar los grandes aparatos. Hasta deslizan que hay dateros que indican con geolocalización dónde hay instalaciones sin sistemas de seguridad.

El último mes se incautaron cientos de kilos del metal en distintas chacaritas y reducidoras de cobre que funcionan en el Sur y el Este y en Norte de la Provincia. Para ejemplificar las perdidas millonarias que se sufren: un transformador cuesta U$S 4.000.

Roban desde tela antingranizo hasta semillas de papa

Sebastián Lafalla, titular de la Cámara de Comercio de Tupungato, denunció en Conexión Agro, programa que conduce Pablo Pérez Delgado, que la situación es insostenible y que no hay acciones para evitar los robos. El productor del Valle de Uco reclama una acción por parte de la inteligencia policial para desarmar a estos grupos delictivos. Asegura que el cobre se vende directamente en las redes sociales a la vista de todo el mundo.

Lafalla reclama más presencia de autoridades y denuncia que se roban herramientas, postes, alambres, tela antigranizo, nueces, ajos y hasta semillas de papa.

El ingeniero agrónomo Norberto Páez pone como ejemplo lo que ocurre en la zona de Beltrán. Trabaja en una gran finca que tuvo que poner seguridad privada para evitar más robos. Se queja del accionar de la policía científica, que a pesar de contar con videos y datos, no resuelve los problemas. Comentó que en zonas como Corralitos o Medrano hay propiedades en venta no por falta de materia prima de calidad, sino porque están hartos de los robos. «Hay zonas liberadas, y no solo habrá más sustracción de materiales sino víctimas mortales por parte de la delincuencia».

Por su parte el presidente de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas, José Álvarez, afirmó en radio Nihuil que «el delito está perfectamente aceitado, como el comercio de la droga». Observa que es complejo combatir a las bandas que se llevan los núcleos de cobre y los venden a reducidores. El problema aumenta cuando sectores se quedan sin energía eléctrica y sin conectividad, porque en el derribo se llevan puestos además la fibra óptica, con lo cual cortan el servicio de internet a muchas familias.