Un refugio canino ya tiene más de 100 perros y el Municipio intervino por reiteradas quejas de vecinos

En un predio situado en la prolongación oeste de calle Urquiza ya residen más de 100 perros, lo que generó acciones legales por parte de la unión vecinal “Urquiza Oeste”, desde donde manifestaron las consecuencias que padecen ante esa superpoblación canina.
De acuerdo a lo que ayer informó el Municipio, a partir de una causa que se inició en el Juzgado de Faltas de la Segunda Circunscripción, bajo la carátula “Averiguación Hecho”, desde Veterinaria y Zoonosis se inspeccionó el lugar y se ordenó a las personas responsables del predio, elaborar un programa de adopción a fin de descongestionar la cantidad de animales que – en el último tiempo – ha crecido notablemente según la denuncia vecinal.
Asimismo desde la comuna negaron enfáticamente haber dispuesto “un desalojo masivo e inmediato del predio”, tal como se aseveró en alguna publicación periodística que proteccionistas viralizaron en redes sociales.
Por otra parte, el mismo Municipio desmintió que desde Veterinaria y Zoonosis se haya intimado a las responsables del refugio canino a presentar cartilla de vacunación antirrábica de los más de 100 perros. Sucede que – bajo esa falsa afirmación – se ha hecho una colecta por la que se pide hasta 1.000 pesos por animal
“Tanto los programas de castración como de vacunación antirrábica que ejecuta el Municipio son de acceso gratuito”, remarcaron desde la comuna.

El padecimiento de los vecinos
Javier Peñalber, en representación de la Unión Vecinal “Urquiza Oeste”, habló con FM Vos y manifestó las consecuencias que padecen unas 50 familias en virtud de “convivir” con más de 100 perros.
“Acá padecemos ruidos durante las 24 horas del día, con ladridos o aullidos. Los olores son nauseabundos, con treinta o cuarenta bolsas de materia fecal situadas al frente del predio, lo que atrae moscas, roedores y provoca infecciones que pueden afectar la salud de muchos niños que viven aquí”, relató Peñalber.
“Es una problemática que comenzó hace muchos años y ha ido en aumento, por lo que no encontramos otra alternativa que denunciarla ante la justicia. El lugar no está habilitado como albergue canino”, continuó.
El vecino señaló que “en varias oportunidades hemos hablado con las hermana