Los líderes del PJ local pactaron no hacer declaraciones públicas hasta que se recompongan

A casi un mes de la dura derrota que sufrió en las elecciones legislativas de noviembre, el PJ mendocino y sus referentes prefieren el silencio a hacer declaraciones públicas que embarren aún más el escenario partidario. Sin embargo, hacia adentro ya se mueven fichas, se proponen liderazgos y se movilizan equipos técnicos porque tienen la presión de generar una propuesta que atraiga a los mendocinos para el 2.023. «Es eso o convertirnos en un partidito», aseguran algunos por lo bajo.

Ante la solicitud de hacer notas con la prensa, son varios los dirigentes del peronismo que por estos días se niegan o piden la opción de hablar en off. Es que internamente, han pactado no hablar ni mostrar diferencias que puedan evidenciar divisiones, y sí dedicarse a reconstruirse internamente.

«No es que hubo una asamblea para decidirlo, pero hemos acordado no hacer declaraciones públicas que compliquen aún más el escenario del partido», asegura un legislador que obviamente pidió no ser identificado.

Con la ya pública postura de la presidenta partidaria y senadora nacional Anabel Fernández Sagasti de correrse del protagonismo central y fomentar la aparición de «nuevos actores», todo llevaría a pensar que ese lugar se reservaría al nuevo rol que podrían adoptar los intendentes, sobre todo a los tres jefes comunales que en el 2023 dejarán sus intendencias: Emir Félix (San Rafael), Martín Aveiro (Tunuyán) y Roberto Righi (Lavalle).

De hecho, fue el mismo Félix quien en el programa político de Séptimo Día (Canal 7), admitió que podría ser Roberto Righi uno de los tome las riendas de la conducción en la próxima etapa de reconversión peronista.

Pero también, y siempre en silencio, se empiezan a tejer otras opciones en el peronismo más tradicional, que sin decirlo a todas voces busca alejarse de la imagen de La Cámpora, porque entienden que no les ha sido rentable electoralmente en los últimos comicios.

«Hemos acordado hacer silencio por ahora, pero mientras estamos trabajando con los equipos técnicos para generar un plan de gobierno para el 2023 que sea superador, estamos hablando de mesas de conducción y liderazgos, lo de las candidaturas quedará para fines del próximo año, hay mucho por reconstruir», admite un experimentado referente del Gran Mendoza.

Pero ese es el mismo sentir de otros «compañeros» de la zona Este, que también comienzan a mirar a figuras emergentes, muchos de ellos de las filas técnicas del PJ, mientras que buscan reconstruirse: «es momento de abrir los brazos y volver a contener a esos que se fueron por no compartir algunas posturas del último tiempo», aseguran.

Tanto en el Gran Mendoza como en el Este, pululan varias reuniones con la militancia, en donde se siguen analizando los porqué de la derrota de las elecciones legislativas, se piden explicaciones y se buscan salidas para reformarse como opción para las elecciones gubernamentales del 2023. De hecho, algunos dirigentes que parecían olvidados, vuelven a mostrarse cercanos a las cámaras empresariales, quizás como una forma de volver a recomponer lazos que fortalezcan al partido.