El Bitcoin cerró su cuarta semana en baja y ronda los U$S 50.000

Bitcoin (BTC), la criptomoneda de mayor valor de mercado del mundo, cerró este domingo su cuarta semana consecutiva a la baja después de haber alcanzado su máximo histórico de casi US$ 70.000 el 9 de noviembre, y ronda ahora el nivel de US$ 50.000 luego de que se conocieran los datos de la aceleración de precios en los Estados Unidos, con un 6,8% de inflación interanual, su máximo desde 1982.

Si bien se recupera desde la súbita caída de precio que sufrió la semana pasada, cuando llego a tocar los US$ 42.000 el 4 de diciembre, Bitcoin está un 28% abajo desde su máximo histórico y muchos analistas especulan que puede haber comenzado una etapa bajista en su precio.

«Este es un umbral importante y el hecho de no asegurarlo probablemente asustará a algunos operadores», aseguró Nigel Green, fundador y director ejecutivo de deVere Group, en una nota consignada por Bloomberg.

Aún así, el Bitcoin ganó alrededor de un 72% este año, mientras que la segunda mayor criptomoneda, Ethereum (Ether), viene de un máximo histórico el mes pasado y un 452% desde principios de año.

El futuro del precio de Bitcoin podría estar vinculado con cómo se digiera la noticia de que el índice de precios al consumidor en los Estados Unidos aumentó 6,8% el mes pasado desde noviembre de 2020, según datos del Departamento de Trabajo publicados el viernes.

La búsqueda de una cobertura contra la inflación, históricamente ligada a la compra de bonos del Tesoro, hoy está en duda ante la baja de tasas impulsada por la Reserva Federal, para evitar que una suba de tasas impida una recuperación económica después de la crisis del Covid-19.

Es allí donde los defensores de las criptomonedas argumentan que Bitcoin y otros activos digitales, debido a su naturaleza predefinida, podrían actuar como cobertura contra cambios en otras áreas del mercado financiero.

Solo 21 millones de bitcoins se pondrán en circulación bajo el protocolo informático que rige la emisión, apenas 2 millones más de los que hay hoy en circulación, aunque no se espera que esa cifra se alcance durante varias décadas.

«Bitcoin todavía se considera una cobertura de inflación, especialmente para los inversionistas más jóvenes. Dado que tiene pocas restricciones en este momento, es visto como un activo de fuga hacia la seguridad para algunos inversionistas», dijo Matt Maley, estratega jefe de mercado de Miller Tabak + Co.

Uno de los principales impulsores de Bitcon, Michael Saylor, CEO de MicroStrategy, dijo que la relajación de la Reserva Federal de su política de inflación fue el motivo que lo convenció de invertir el efectivo del fabricante de software empresarial en Bitcoin.

También hay muchos argumentos en contra, que sostienen que BTC no ha existido lo suficiente como para ser considerado como cobertura de inflación.

Según Cam Harvey, profesor de la Universidad de Duke y socio de Research Affiliates, se trata de un activo que se comporta de una forma demasiado como especulativa y es propenso a bloqueos periódicos.

«Si Bitcoin es ‘oro digital’ y el oro es una cobertura de inflación, entonces se deduce que Bitcoin también lo es, ¿verdad? Desafortunadamente, no hay evidencia que respalde esto e incluso la relación entre la inflación y el oro ha sido tenue a lo largo de los años «, escribió Noelle Acheson en Genesis Trading, en un informe.

«A largo plazo, sin embargo, el oro ha mantenido su valor, mientras que las monedas fiduciarias han disminuido; Bitcoin podría terminar haciendo lo mismo», agregó.