El proyecto de boleta única de Suárez ingresó a la Legislatura y tendría asegurada la aprobación

El proyecto de boleta única electoral que el gobernador Rodolfo Suarez impulsó ante sus correligionarios en el Congreso anual del radicalismo, corrió luego entre los intendentes oficialistas y reforzado con algunos aportes llegó este miércoles a la Legislatura. Allí todo hace suponer que no tendrá problemas en convertirse en ley, ya que el Gobierno sólo necesita para eso la mayoría simple, y la tiene en ambas cámaras.

La iniciativa reformará la ley electoral vigente desde el 2017, ya que le pone fin a la lista sábana y en su lugar propone una boleta única de papel en la que el elector seleccionará con una cruz al o los candidatos que prefiera por categoría electoral y por distrito electoral.

Es decir que en su elección podrá colocar un candidato a gobernador de un partido, legisladores provinciales de otro, y los candidatos a intendentes o concejales de una tercera propuesta partidaria.

Entre las bondades de la boleta única electoral, que se parece bastante a la que se usa hoy en Córdoba, resaltan que promueve la equidad entre los partidos y genera un fuerte ahorro en impresión de boletas.

En el proyecto que ideó el ministro de Gobierno Víctor Ibáñez, se explica que favorece la equidad en la puja electoral porque sería el Estado quien genere y provea las boletas, es decir que esa impresión ya no quedará en manos de los partidos políticos; y además reduce el gasto electoral, porque se imprimen sólo un 20% de boletas más del total del padrón, lo que sumado a que están dotadas de un mecanismo de seguridad que impide la reproducción, genera un ahorro real.

Esto es así, porque actualmente con fondos que provee el Estado cada partido imprime un padrón electoral y medio, porque no sólo las lleva a las escuelas en las que se vota, sino que además con el aparato partidario y los militantes las reparten casa por casa.

Eso se eliminaría porque ahora el Estado es quien las provee y ya nadie podrá venir de su casa con el voto armado, como sucede hoy porque el votante recibirá la boleta única de manos del presidente de mesa.

Si bien el proyecto ingresa este miércoles en el Senado, y va directo a la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales que preside el senador oficialista Marcelo Rubio, los tiempos de análisis y discusión llevarían su tratamiento a febrero del año que viene, porque en enero, empleados y algunos legisladores, se toman vacaciones.

Igualmente para que se convierta en ley no tendría mayores inconvenientes, ya que sólo necesita mayoría simple, y Cambia Mendoza lo tiene en ambas cámaras. Sancionarla por ley supondría modificar la Ley Electoral de la Provincia 2551, y la Ley de las PASO 8619 modificada en 2017, que es la vigente y que establece las fechas en que se producen las elecciones en la provincia, desdoblándolas de los comicios nacionales.