De qué hablamos cuando decimos Portezuelo del Viento, la mayor y más peleada de las obras

En medio de la discusión que se da por el laudo presidencial para avanzar en la adjudicación de la mega obra, nos metemos en la entraña del proyecto más importante de la historia mendocina y les contamos detalles y expectativas de una represa que entregará energía, servirá para el control del agua, pero, además cambiará la geografía de una importante zona del Sur provincial.

Portezuelo del Viento comenzó a pensarse en la década de 1950. Y si se logra su construcción será la mayor obra de ingeniería civil de Mendoza. Será una gran central hidroeléctrica que se construirá sobre el Río Grande en Malargüe, el más caudaloso de la provincia.

Se proyectó con una altura de 185 metros, lo que la convertirá en una de las represas más grandes del planeta. Tendrá capacidad para abastecer de energía a 130 mil familias, esto es cuatro veces más de lo que genera el dique Potrerillos.

Portezuelo y la relocalización de un pueblo

Junto con la construcción de Portezuelo del Viento, se proyectaron otras obras. Una de las más importantes es la relocalización del pueblo Las Loicas. El Estado deberá relocalizar a unas 200 familias que viven en la zona, sobre la ruta 145. El nuevo pueblo se ubicará en la costa sur del lago, en una región, que dicen, tendrá un altísimo potencial turístico.

También está prevista la construcción del tendido eléctrico para conectar la presa con el sistema interconectado nacional.

Más de 70 años de espera

En 1950 se hicieron los primeros estudios para la construcción de una represa en Malargüe, pero la idea quedó trunca con el derrocamiento de Perón en 1955.

Luego, en 1968, se realizaron otros estudios sobre la utilización del Río Grande para incrementar las zonas de riego. Cuatro años después, en 1972 la Nación cerró un contrato con una empresa privada para extender los estudios de factibilidad de la futura represa eléctrica.

Casi veinte años después, en 1993 la provincia sancionó la Ley 6.064 que declaró la obra hidroeléctrica de interés provincial y se mandaron a hacer nuevos estudios de factibilidad. Pero fue recién en 2006, cuando el entonces gobernador Julio Cobos y el presidente Néstor Kirchner firmaron el acuerdo extrajudicial para la construcción de la represa.

Fue por la compensación por los daños ocasionados a Mendoza por la Promoción Industrial, que beneficiaba a las provincias vecinas de Cuyo en perjuicio de la economía local.

Finalmente, en 2016, el ex presidente Mauricio Macri y el ex gobernador Alfredo Cornejo firmaron un convenio para acelerar el proceso. En 2017 se hicieron los estudios geológicos y geotécnicos, además de aprobarse las normas de llenado por parte del Coirco (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado). A su vez, la Universidad Nacional de Cuyo terminó los estudios arqueológicos y antropológicos.

En 2019, Cornejo presentó al Comité el estudio de impacto ambiental realizado por la Universidad Nacional del Litoral y la Universidad Nacional de La Plata, en el que se detallan los múltiples beneficios no sólo para Mendoza sino para las provincias vecinas.

El entonces presidente Macri dispuso el giro de 1.023 millones de dólares del Estado Nacional al Gobierno de Mendoza en cuotas trimestrales para licitar y adjudicar la construcción de la mega obra.

Portezuelo del Viento es el proyecto de una enorme represa hidroeléctrica en Malargüe, cuatro veces más grande que Potrerillos.

Portezuelo del Viento es el proyecto de una enorme represa hidroeléctrica en Malargüe, cuatro veces más grande que Potrerillos.

Un conflicto que involucra a cinco provincias

En 1976, las cinco provincias que comparten la cuenca del Río Colorado (Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Río Negro y Neuquén) se pusieron de acuerdo para establecer áreas de riego y para distribuir el caudal de agua entre ellas.

Fue el primer entendimiento de este tipo en la Argentina y dio origen al Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco). El Comité tiene como principales funciones: hacer que se cumpla el acuerdo entre las provincias, controlar la calidad del agua para sus diferentes usos y la toma de decisiones sobre las actividades que se desarrollan en la cuenca.

Para la construcción de Portezuelo del Viento se necesita la aprobación del resto de las provincias que integral el Coirco. Esto es debido a que la represa se hará sobre el Río Grande, principal afluente del Río Colorado. Esta situación se convirtió en un conflicto interjurisdiccional, que principalmente tiene enfrentadas a La Pampa con Mendoza.

En el 2017 hubo un acuerdo mayoritario de todas las provincias excepto La Pampa para determinar el llenado y las normas de manejo de la represa. La Pampa pidió el laudo presidencial (una especie de arbitraje donde debe resolver el primer mandatario), ya que debe haber acuerdo unánime para avanzar. En ese momento el ex presidente Macri laudó a favor de Mendoza. La Pampa recurrió a la Corte Suprema y pidió la anulación del laudo presidencial, pero el Máximo Tribunal ratificó la decisión presidencial.

Luego el conflicto con La Pampa se concentró en el estudio de impacto ambiental. A partir de ahí se sumaron los gobiernos de Buenos Aires, Neuquén y Río Negro. Estas cuatro provincias consideran que los estudios realizados no son de carácter regional ya que no evalúan el impacto ambiental que tendrá la obra en la totalidad de la cuenca.

Consideran que se debe realizar un nuevo estudio o unir los trabajos anteriores y actualizarlos con una investigación más profunda sobre los presuntos perjuicios que podrían sufrir las cinco provincias. Además, descartaron la propuesta de Mendoza de crear un fideicomiso de 5 millones de dólares como fondo en caso de que la provincia incumpla alguno de los procedimientos acordados. También desestimaron que el resto de las provincias controlen el desarrollo de la obra y auditen que el manejo del agua sea el estipulado por el Coirco.

Hace unos días había trascendido que la Nación estaba pidiendo un nuevo estudio de impacto ambiental, pero esta semana la propia secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis, negó esa versión: “Las declaraciones a las que se hace referencia nunca existieron. Reivindicamos el diálogo sincero y el consenso como herramientas para encontrar verdaderas soluciones”.

Para destrabar el conflicto que tiene frenado el proceso de adjudicación de la construcción de la represa, Mendoza recurrió al laudo presidencial. El martes pasado el gobernador Rodolfo Suarez viajó a Buenos Aires donde entregó un pronto despacho. «Es un escrito para que el Presidente defina sobre el tema y le dé certidumbre al proceso» explicó el Ministro de Gobierno, Víctor Ibañez a Radio Nihuil. «Técnicamente lo que planteó el gobernador al Presidente es darle un plazo de 30 días para que laude».

Portezuelo del Viento será la mayor obra de ingeniería civil de Mendoza. Será una gran central hidroeléctrica que se construirá sobre el Río Grande en Malargüe

Portezuelo del Viento será la mayor obra de ingeniería civil de Mendoza. Será una gran central hidroeléctrica que se construirá sobre el Río Grande en Malargüe

¿Qué uso se puede hacer de los fondos si Portezuelo del Viento no se hace?

El Gobierno de Mendoza ya realizó las licitaciones para la construcción de la central hidroeléctrica. Ha recibido de la Nación 318.803.329 dólares. En enero próximo llegará a la provincia el décimo pago y el último se producirá en octubre del 2024 para completar lo que el Estado Nacional le debe a Mendoza.

«Sin lugar a dudas hemos llegado a una etapa de la adjudicación de Portezuelo del Viento que, si no tenemos una resolución de parte de Presidencia de la Nación, es difícil avanzar. Alberto Fernández tiene que laudar ante el pedido de La Pampa y otras provincias. Sería temerario de mi parte otorgar esa obra con este conflicto abierto. Ya sea por sí o por no, pero necesitamos la certeza, porque lo importante es asegurar ese dinero que es de todos para el futuro de Mendoza» manifestó el gobernador Suarez a radio Nihuil, cuando estaba a punto de subir al avión que lo llevaría a Casa Rosada.

Se estima que la sola construcción de la represa generará 3.500 puestos de trabajo. «Sabemos que Portezuelo generará miles de puestos de trabajo. Pero más allá de la obra, Mendoza está recibiendo un dinero de Nación que hoy está inmovilizado” dijo Suarez

Julio Totero, secretario general de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet) dijo a Diario UNO que se debe avanzar con Portezuelo del Viento porque el trabajo de investigación sobre los beneficios que traerá la represa, no sólo a la provincia, sino a la región, son muy valiosos.

Además, porque están los fondos y ya se hizo la licitación y está todo listo para la adjudicación. “No podemos renunciar a hacer esa obra ya que es el puntapié inicial para un encadenamiento de por lo menos cinco represas en los próximos 20 años. El Baqueano, Uspallata, Gateados I y II y Los Blancos. Cambiar el proyecto implicaría otros tantos años para elaborar nuevos proyectos, armar pliegos, licitar y adjudicar. Portezuelo del Viento es empleo, recursos fiscales, energía limpia, turismo y desarrollo para Mendoza. Y nuevas oportunidades en una región postergada como Malargüe, a la cual dejamos sin minería y sin muchas opciones”

Por su parte, Dalmiro Barbeito, presidente de la Cámara de Empresarios Independiente de Mendoza (CECIM), dio su punto de vista a Diario UNO: “Consideramos que los fondos se podrían utilizar para el mejor aprovechamiento hídrico, de una zona desértica como es en la que vivimos”.

Sobre las obras que se podrían hacer con los fondos que ya han llegado a Mendoza, Barbeito dijo que “se debería estudiar la optimización de los sistemas de riego, restauración y generación de las redes sanitarias de toda la provincia, aprovechamiento energético de los canales de riego mediante turbinas generadoras, infraestructura energética en especial las de energías renovables como paneles fotovoltaicos y energía eólica, represas de contención pluvial y administración del agua. Otra materia pendiente que se debe definir es la optimización de la cuenca del río Atuel para atender el oasis sur de la provincia. Entre los principales estudios que se deben hacer es la factibilidad del trasvase del río Grande al Atuel”.

Parece que el gobernador está abriendo el paraguas por si el laudo presidencial no sale a favor de Mendoza: “Estamos ante un momento histórico con ese dinero. O se invierte en Portezuelo o se hará otra obra que genere crecimiento en la provincia. De mi parte, todos van a encontrar la mayor prudencia y no habrá ningún error con el uso de ese dinero» afirmó Suarez.