Cómo descubrir un pasaporte COVID o un test de PCR falsificado

Entre las aristas que hizo surgir la pandemia por COVID-19 está el hecho de que algunas personas, por no perderse un viaje que tenían pautado u otras causas, deciden falsificar tanto su carnet de vacunación como el test de PCR.

Con el relajamiento de las medidas y el mayor movimiento de pasajeros, especialmente en aviones, surgieron en todo el mundo personas que lucran con el deseo de la gente de trasladarse, ya sea para trabajar, vacacionar o ver a sus seres queridos después de más de un año. Ese lucro se refiere específicamente al delito de ofrecer pruebas de PCR falsas o truchas para pasar los controles aeroportuarios al mostrar solo un papel, con el fin de evitar la realización del test y su erogación económica.

Lo cierto es que es frecuente encontrar tanto pasaportes COVID, como pruebas PCR, que han sido adulteradas. En concreto, los motivos que están llevado a las personas a esa falsificación es que el pasaporte COVID sirve para certificar que la persona está vacunada, es decir que cuenta con la pauta completa de vacunación (dos dosis, y si tienes una tercera de refuerzo también aparece).

Según precisó el director de desarrollo de negocio en SICPA, una compañía suiza dedicada a temas de alta seguridad para los gobiernos y experta en la materia, Fabián Torres, al sitio Infosalus“llama la atención el hecho de que el fraude en la falsificación de estos documentos se está produciendo a distintos niveles”. Y mencionó el caso de personas pertenecientes al propio sistema sanitario que introdujeron datos de personas en las bases de datos, de forma que queda registrada la vacunación cuando esta no se realizó.

“Sabemos que las vacunas actuales protegen pero seguimos siendo portadores del virus, con lo cual seguimos contagiando, por lo que en algunas situaciones como un viaje se sigue recomendando la PCR, que determina si uno tiene COVID o no, y si está siendo transmisor o no de la enfermedad”, señaló Torres, y citó el ejemplo de personas que tienen un viaje importante, cuyo pasaje les costó mucho dinero, y para el que no sólo se exige pasaporte sino también una prueba PCR negativa, habiendo muchas personas que están enviando a otros a realizarla o bien a falsificar los resultados ante la imposibilidad de impedir ese viaje.

En este contexto, el experto en seguridad recomendó siempre tener la identidad digital de todas las personas que tengan acceso a este tipo de bases de datos sanitarias, que a nivel de ley de protección de datos deberían tener el máximo rigor y confidencialidad. “Se aconseja que haya varios factores de seguridad hasta llegar a poder tener acceso -señaló-. Es decir, no solo tener un usuario y una contraseña, lo habitual en los sistemas; sino algún factor adicional, como se ve a la hora de hacer transacciones bancarias, que nos viene un código al móvil para verificar que efectivamente somos quienes decimos estar frente a un sistema”.

La seguridad de los códigos QRLos pasaportes ahora llegan a tener hasta cuatro medidas de seguridad digital (Efe) Los pasaportes ahora llegan a tener hasta cuatro medidas de seguridad digital (Efe)

El miembro de SICPA alertó que se está intentando convencer a la Unión Europea (UE) de la criticidad del aspecto de los códigos QR que contienen este tipo de documentos, para hacerlos más seguros si cabe.

Según explicó, los pasaportes ahora llegan a tener hasta cuatro medidas de seguridad digital: el código QR se genera con un algoritmo matemático criptográfico; una segunda medida es que se imprimen con una seguridad gráfica; después se encontraría la activación de los sistemas de los códigos; y para verificar toda la cadena almacenamos este código en una ‘blockchain’ segura (una cadena especial de bloques en la cual almacenamos información de forma absolutamente segura, inalterable e inmutable, que además puede ser contrastada).

“Es decir, que aparte del código QR que llevo en el móvil, tenemos una imagen segura en un ‘blockchain’ seguro que permite identificar que ese bloque no ha sido alterado. A veces alguien se hace una PCR y con determinadas aplicaciones de Internet pone su nombre en este código QR y lo cambia por alguien que haya dado negativo”, destacó.

Las webs fraudulentas, en la mira

Torres apuntó el caso de portales en internet que prometen resultados de PCR negativas a cambio de dinero. Según él, “hoy en día se consigue verificar que estos documentos han sido falsificados a partir de aplicaciones donde analizan si ese código QR ha sido alterado”.

En este sentido, el experto finalizó: “Es muy importante respetar estas medidas y recomendaciones y sobre todo no falsificar ni pasaportes COVID, ni PCR, porque uno puede tener la pauta completa de vacunación, pero ser transmisor de la enfermedad. Por eso ante determinadas circunstancias se solicitan”. “Tendría que entenderse y verificarse a nivel global la seguridad en la emisión de estas pruebas PCR y evitar el pillaje en estos sitios de internet”, concluyó.