Docentes de escuelas albergue pactaron una tregua con el Gobierno en sus reclamos por mejoras

Maestras y profesores de las escuelas albergue de Malargüe y San Rafael acordaron una tregua con funcionarios de José Thomas. Vienen expresando su malestar desde hace días por las condiciones en las que trabajan y las pocas horas de descanso. Aunque no les prometieron mejorar dos puntos centrales en su reclamo (envío de alimentos y solución en el transporte), desde la DGE sí se comprometieron a crear más cargos docentes, lo que por ahora aplacó los ánimos.

Una manifestación de quince minutos a las puertas de Casa de Gobierno. Eso fue suficiente para que colaboradores del área educativa recibieran a los docentes del Sur que viajaron para exponer sus reclamos: no les dan los alimentos indicados en el convenio actual, cumplen con más horas de las que deberían por falta de puestos docentes y no tienen viajes en colectivo gratis (como el resto de sus colegas en toda la provincia), sino que tienen que pagar costos cada vez más elevados.

Los docentes agradecieron la rapidez con la que fueron recibidos en Casa de Gobierno. Hay principio de acuerdo con la DGE.

Los docentes agradecieron la rapidez con la que fueron recibidos en Casa de Gobierno. Hay principio de acuerdo con la DGE.

Ese último punto es uno de los más conflictivos. Mientras la gran mayoría de los educadores mendocinos tiene su pasaje bonificado, es decir que no paga un solo peso para moverse en transporte público; para quienes se desempeñan en estos colegios sureños, tal beneficio es imposible de utilizar por problemas con los recorridos. Eso implica que deben pagar cada pasaje de su bolsillo.

“Hay pocas empresas que van hasta esos lugares y lo hacen sólo dos o tres días a la semana. A veces nosotros tenemos que estar un lunes y el vehículo sale un miércoles, por ejemplo. Entonces ese que tendríamos gratis es totalmente inservible para nosotros”, expresó Erina Di Pascua, una de las docentes, a Diario UNO. “Carapacho, donde está uno de los establecimientos, para ejemplificar, está a 80 kilómetros de la ciudad cabecera de Malargüe”, apuntó.

Es que el Gobierno sólo paga transportes y traffics para los chicos. Pero quienes se hacen cargo de ellos en las aulas deben abonar hasta 1400 pesos de ida y otra suma igual para la vuelta. Como el régimen establece que deben estar quince días con los alumnos viviendo en el colegio y otros quince descansando, se llegan a gastar cifras cercanas a los $6.000 en un mes. A eso, se suma que las empresas les quieren cobrar $500 adicionales por cada bulto, si es que llevan más de uno.

En Malargüe, algunos establecimientos están a casi 100 kilómetros de la ciudad cabecera.

En Malargüe, algunos establecimientos están a casi 100 kilómetros de la ciudad cabecera.

“Es un problema difícil de solucionar. No les pudimos dar una respuesta”, expresaron colaboradores de la DGE a este diario. “Esas negociaciones se iniciaron en la gestión anterior (encabezada por Jaime Correas) ante el Ministerio de Transporte, pero fueron infructuosas. La cuestión es que es un problema nacional, porque son viajes de larga distancia. Nos excede en ese sentido. A las empresas no les sirve viajar todos los días y menos por tan pocos docentes. La propuesta es que se acomoden los horarios en las escuelas a la disponibilidad de transporte”, ofrecieron desde el Gobierno.

Dos ejes más del conflicto

Desde hace años, los trabajadores de las escuelas albergue vienen reclamando por un reglamento que rija su labor. A finales de la gestión de Cornejo, el titular de la DGE Jaime Correas y el entonces Secretario General del SUTE Sebastián Henríquez acordaron desarrollar ese convenio, a instancias de la Subsecretaría de Trabajo. Sin embargo, por varias causas –entre ellas la pandemia- ambas partes aseguran que nunca entró en vigencia.

Una de las promesas que hizo el Ejecutivo este miércoles fue que esa normativa (reglamento 86/19) empiece a funcionar en la práctica. Sin embargo, entre los puntos que no se vienen respetando -según admitieron desde la propia dependencia oficial- se destaca el hecho de que no envían alimentos para profesores, tal cual aquel documento exige. Por ahora, y más allá del buen trato con el que terminó la reunión de esta semana, no hay una propuesta firme para poder superar ese problema.

Sólo en el Sur, hay 10 escuelas albergue. En toda la provincia hay casi 40.

Sólo en el Sur, hay 10 escuelas albergue. En toda la provincia hay casi 40.

Sí acordaron en un aspecto: la creación de nuevos cargos docentes. La titular en la Inspección General de Primaria, Elena Castro, y la directora de ese nivel, Marta D’Ángelo, fueron quienes encabezaron el encuentro por la DGE. Junto con la encargada de la Comisión de Escuelas Albergue, afirmaron que los puestos estarán disponibles en los próximos días y se convocará a nuevos trabajadores, sobre todo para aliviar la carga horaria de los actuales.

“Faltan sólo pasos administrativos, pero se está haciendo un relevamiento para saber exactamente cuál es la necesidad de esos cargos de maestros nocheros. O sea, cuántos hacen falta. Tenemos a todo un equipo de trabajo abocada a esa tarea. En rigor, estamos en período de diagnóstico hasta este viernes. Sabemos que los trabajadores están sobrecargados, pero hemos llegado a buen puerto porque eso se va a resolver en los próximos días”, prometieron desde la Dirección de Escuelas ante nuestra consulta.

De cualquier manera, es distinta la versión que contaron los docentes. Les dijeron que los puestos ya se habían creado éste mismo miércoles y estaban prontos a hacer las contrataciones –al menos esa fue la versión de los maestros-. Con lo cual resta saber si ese avance ya está hecho o si, como afirmaron oficialmente, todavía se está en un período de relevar necesidades puntuales.

“Necesitamos esos cargos porque estamos haciendo tres trabajos y cobrando por uno”, reclamaron. “Somos maestros, preceptores y nocheros. Y la responsabilidad civil nos corre en todo momento a nosotros; entonces necesitamos que haya más turnos diurnos y de noche. Es imperioso que nos den esa seguridad y ese descanso, porque estamos todo el día con los chicos”, cerraron.

La realidad de las escuelas albergue en Mendoza

Hay 38 colegios de este tipo en Mendoza, pero las más alejadas de los centros o villas cabeceras en cada departamento, son las del Sur. De ahí vienen quienes se manifestaron este miércoles por la mañana: son docentes de los 10 colegios ubicados entre San Rafael y Malargüe que reclaman por mejoras en sus condiciones de trabajo.

Durante 15 días conviven con los chicos. Según afirman, tienen que cuidarlos como si fueran sus padres y prácticamente en todo momento. Desde impartirles los conocimientos como en cualquier otro centro educativo; hasta acompañarlos durante el día, vigilar que duerman bien, se bañen, y hagan las tareas que muchas veces ellos mismos les dieron horas antes.

Enojados por condiciones que llevan años sin cumplirse a pesar de estar escritas, anunciaron que dejarían de realizar esas labores si no se los escuchaba. La reunión de este miércoles fue productiva –admitieron ambas partes- pero la tregua sólo durará hasta abril. En ese momento, los docentes revisarán si las promesas de incorporar a más colaboradores se hicieron efectivas, y si su pedido por alimentos y transporte gratis –como tiene el resto de sus colegas en Mendoza- llegó a buen puerto o no.