Mendoza tendrá que esperar para revisar la medición de pobreza y sacarse las dudas

El gobernador Rodolfo Suarez cuestionó el último informe de la pobreza difundido por el INDEC y ordenó una evaluación provincial a través de la DEIE, que comanda Facundo Biffi, quien aseguró que habrá «que esperar entre tres y cuatro semanas para poder hacerla».

Esta espera tiene que ver con la devolución del reporte con los datos del último trimestre del salario con los que el INDEC completó el año y pudo efectuar la medición. Se trata de una base de datos con la que se trabajó en Nación y de la que aún no se tienen noticias en la Provincia.

Ahora bien, lo que sí sorprendió en la DEIE «es que de Nación tenemos la entrega del índice de salarios de hasta el tercer trimestre del año pasado y hasta ese momento no había mucha variación entre los números que manejaba el INDEC y los que maneja Mendoza». La duda entonces pasa por saber qué pasó en el último trimestre: «Si hubo un error o podemos sacar otro tipo de conclusiones», afirmó Biffi en diálogo con Diario UNO.

«Una vez que lo tengamos recién vamos a poder confirmar o rectificar el informe del INDEC sobre la pobreza en Mendoza«, dijo.

La duda de Suarez

Apenas se conoció el índice de pobreza en el Gran Mendoza, que según el INDEC alcanzó el 44,6% en el segundo semestre del año pasado, Rodolfo Suarez aseguró estar sorprendido: «Me llama la atención, no quiero adelantar una opinión concreta y contundente, estamos estudiando esos números pero alguna duda tenemos«.

Esas palabras, que fueron dichas a la prensa el sábado durante el acto oficial por los 40 años de la Guerra de Malvinas, fueron acompañadas en privado del pedido de un nuevo informe local a la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas del ministerio de Economía de la Provincia.

«El gobernador ha pedido que se haga un estudio», aseguró al respecto el ministro de Gobierno Víctor Ibáñez desde Buenos Aires, a donde había viajado junto con Suarez para participar de algunas reuniones políticas y de gestión y, principalmente, terminar de cerrar el escrito con los argumentos a favor de Portezuelo del Viento que presentaron el miércoles por la mañana en el ministerio del Interior.

Ese «estudio» al que hizo referencia en diálogo con Nihuil no es más que una revisión del que ya se hizo durante el 2021 y que fue la base para que el INDEC realizara su informe, como explicó Biffi.

El trabajo de la DEIE y la comparación con los números de Nación

Mientras la Dirección de Estadísticas de la Provincia espera por la devolución de la base de datos con la que trabajó el INDEC para la medición de la pobreza del último semestre del año 2021, en Mendoza se trabaja en paralelo en el informe anual de Condiciones de vida, que se presentará entre este y el mes próximo.

«En Mendoza se trabaja en la medición de pobreza anualmente, desde el 2016. No es algo nuevo», señaló el licenciado.

«Estamos terminando de relevar los números y eso nos dará un panorama más certero de lo que está sucediendo en Mendoza», dijo sin querer anticipar los resultados.

De todas maneras, una vez que esté el informe, lo que hay que tener en cuenta a la hora de analizarlo -y compararlo o no con el del INDEC- es que Mendoza mide toda la provincia, incluyendo las zonas rurales o más alejadas y el organismo nacional solo se enfoca en el Gran Mendoza; además de que el método de medición es diferente.

Pero más allá de esas diferencias, lo que ha llamado la atención del Gobierno respecto del índice de pobreza arrojado por el INDEC es que en la mayoría de las provincias argentinas descendió, mientras que en Mendoza subió en el mismo periodo en el que en la Provincia creció el empleo. Otro de los llamadores en los que el Gobierno se apoya para considerar que pudo haber algún error en la medición refiere a las variaciones que hubo de un semestre a otro en una misma Provincia, como lo que sucedió en el caso de Corrientes.

«Venimos haciendo un esfuerzo grande para recuperar la credibilidad de las estadísticas y nos hemos apoyado en los números del INDEC sobre la inflación y demás variables por lo que hay que esperar. Si hubo un error, lo sabremos y si no lo hubo, entonces el análisis es aún mayor«, advirtió Biffi.

Marco Lavagna, director del INDEC, junto a Facundo Biffi, director de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza.

Marco Lavagna, director del INDEC, junto a Facundo Biffi, director de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza.

Y se pregunta a sí mismo: «¿Qué pasó en ese último trimestre que en una provincia como Buenos Aires, donde el mismo Kicillof dice que la situación no da para más y el desempleo creció, la pobreza bajó? ¿Significa entonces que aquel que está sin trabajo en Buenos Aires es menos pobre que el que tiene trabajo en Mendoza?«.

«Primero tendremos que saber si hubo o no un error y luego qué pasó con el índice de salarios del último trimestre. Con la base de datos en mano, podremos analizar por qué se ve tal distorsión», expresó con la duda latente de si la inyección de fin de año en los planes sociales fue la que acabó impactando en el conurbano para aminorar la pobreza.

Los números que Natacha Eisenchlas le presentó al gobernador

A su vez, la senadora provincial Natacha Eisenchlas, licenciada en Ciencias Políticas, hizo un análisis minucioso de los últimos informes del INDEC y le presentó sus conclusiones al gobernador.

«Creemos que por lo menos hay que revisar los datos. Entendemos que puede haber una variable entre, por ejemplo, el costo de vida en Quilmes y el costo de vida en Mendoza pero si miramos la película completa de la pobreza y no la foto, no se condice con la realidad que advertimos«, analiza la legisladora en diálogo con Diario UNO.

Advertida por la periodista de que punto más punto menos, estamos hablando de una pobreza abrumadora detrás de la cual personas no llegan a fin de mes, Eisenchlas aseguró que desde el oficialismo local «reconocemos que hay un nivel de crisis social en Mendoza, como en el resto del país, pero no tenemos explotados los municipios», usando una frase muy común que sirve para ejemplificar cuando la situación pasa de grave a gravísima.

La senadora provincial Natacha Eisenchlas.

La senadora provincial Natacha Eisenchlas.

En su informe, Natacha Eisenchlas, una de las legisladoras más allegadas a Suarez, destaca algunas «rarezas«:

  • “Partidos del Gran Buenos Aires (sin CABA): desde fin de 2020 hasta fin de 2021 el índice disminuyó casi 9 puntos. Mientras, en Mendoza en el 1 semestre de 2021 disminuyó un 0.3 y luego subió un 0.9. Difícil explicar esto teniendo en cuenta al conurbano bonaerense, sobre todo teniendo en cuenta la cuarentena extrema y extensa que hubo en la provincia de Buenos Aires y la apertura de Mendoza”.
  • «En Santiago del Estero el 2 semestre de 2021 el índice subió 11 puntos, y 6 meses más tarde bajo 14. ¿Cómo se explican variaciones tan abruptas en tan cortos periodos de tiempo?».

Marca también como ejemplos los de provincias como Corrientes, Córdoba, Santa Fe, además del Noreste argentino y CABA.

en el final de su análisis hace hincapié en los datos del INDEC del último cuatrimestre del 2021 respecto de la evolución de la actividad económica, provincia por provincia, y la tasa de empleo.

Dice, apoyándose en los números oficiales que están a la vista en la página del INDEC, que la media nacional de actividad económica fue de 43.6 mientras que «Mendoza tuvo casi tres puntos más». Y se pregunta: «¿Cómo se explica que con respecto a la Nación tengamos más actividad económica pero mayor pobreza?.

«Tampoco se explica que Mendoza tenga 3 puntos más de actividad económica y al mismo tiempo 2 puntos más de pobreza con respecto al conurbano bonaerense«, concluye.

En tanto que respecto de la tasa de empleo -describe- «la media nacional fue de 46,9 y la de Mendoza fue de 49,7, la segunda mayor del país luego de CABA». «¿Qué ocurrió para que tengamos mayor actividad económica y mayor índice de empleo pero que la pobreza crezca?», se pregunta.

Otras conclusiones: alta tasa de ocupados demandantes de empleo y subocupación

Lo que no advierte Eisenchlas en su informe pero debe ser de análisis para tener el panorama completo son el resto de las tasas e indicadores socioeconómicos (EPH) de ese cuarto trimestre del año pasado. Quizás, en parte, allí se encuentren algunas respuestas.

Si bien la actividad económica y la tasa de empleo están por encima de la media; la desocupación está por encima de la media de Cuyo (aunque por debajo de la nacional) y las tasas de ocupados demandantes de empleo y la de subocupación son de las más altas del país.

26,2 puntos marca la tasa de ocupados demandantes de empleo cuando el promedio es 17,8 y en Cuyo el 24. Es la segunda más alta del país después de Córdoba.

Mientras que la de subocupados, es decir, aquellos ocupados que trabajan menos horas de las que quisieran por causas ajenas a ellos, es del 19.1, por lejos la más alta de la Argentina.

¿Será que los salarios son tan bajos que no alcanzan para el costo de vida del mendocino?