Icono del sitio Modo Noticia

Flor Destéfanis y Martín Hinojosa son las dos figuras que emergen en el peronismo mendocino

Mientras nace el albertismo en Mendoza, buena parte del peronismo ya piensa en el armado de cara al 2023, que está a la vuelta de la esquina. Figuras como las de Flor Destéfanis y Martín Hinojosa pisan cada vez más fuerte como para ser los abanderados de la transformación. Por detrás, funcionarios de la gestión nacional surgen como posibles candidatos para el fin primero: recuperar intendencias perdidas.

Si hay algo que necesitaba el peronismo mendocino es que comenzaran a surgir nuevos liderazgos. Tras el paso al costado de Anabel Fernández Sagasti, que tras la última elección perdida afirmó que «será una más», otras figuras empezaron a tomar protagonismo fundamentalmente con su gestión.

Además de Flor Destéfanis, intendenta de Santa Rosa altamente ponderada por sus compañeros y compañeras, funcionarios que se hicieron su lugarcito en el gobierno nacional son los que ya son mirados por los referentes como cuadros ideales para la renovación.

«La idea es recuperar departamentos y esa será la base para recuperar la Provincia», dice a Diario UNO uno de los máximos dirigentes del peronismo local que mira con cariño el adelantamiento de las elecciones en Mendoza, convencido de que será la clave que permitirá el «ordenamiento» que necesitan para luego sí, si así se diera la historia, «tomar partido individualmente cada uno por el precandidato que quiera en una posible PASO nacional».

Destéfanis empuja

«Flor es la prepotencia de trabajo. Es inquieta, ha formado un gran equipo y le ha cambiado la cara a Santa Rosa». Con esas palabras, uno de sus compañeros describe a la figurita que muchos quieren al frente del Partido Justicialista a partir de fin de año.

Ella lo sabe y no se pone colorada cuando se lo dicen. Al contrario, se llena de orgullo y alegría y redobla la apuesta. Toma a favor los rumores que la señalan como reemplazante de Anabel Fernández Sagasti y aprovecha para llamar a la militancia a caminar.

Flor Destéfanis, en una de sus tantas visitas a Buenos Aires, donde es bien recibida por ministros tanto del albertismo como del cristinismo.

«Hay compañeros que ya tienen que empezar a andar. El año no es electoral pero los que tienen intenciones ya tienen que caminar», dice Flor Destéfanis.

«Necesitamos movernos, enamorar a las bases», suma desde Santa Rosa con fuerza llamando a todos los peronistas a levantarse, a dejar atrás tantas derrotas y mirar hacia adelante. Y lo dice desde su propia experiencia en el municipio donde reconoce que perdió mil veces hasta que un día se le dio.

El «Nada es para siempre» de Fabiana Cantilo parece ser desde ahora la premisa del peronismo local.

La «por ahora» candidata a renovar mandato en Santa Rosa es de las que piensa que el momento es ya, que las elecciones están a la vuelta de la esquina, que en como mucho un año habrá que estar cerrando listas y no hay que quedarse sentados en los laureles. Al contrario, es este el momento, no solo de caminar, sino de repatriar a los que jugaron para otro equipo pero nacieron y morirán peronistas.

¿Y será la nueva presidenta del PJ? Habrá que esperar para ello. No hay un dirigente que diga que formalmente se está hablando de ello en el partido pero tampoco hay uno que la descarte. Y cuando el río suena…

El Martín sin desgaste que gusta mucho

Si hay algo claro en el peronismo mendocino es que es momento de renovación. Y cuando de renovación hablamos son muchos los nombres que suenan. Ya Martín Aveiro y Roberto Righi han expresado sus intenciones de gobernar Mendoza y si bien tienen un largo camino atrás en sus municipios, eso no les quita el mote de «caras nuevas» para la Provincia.

Su experiencia como intendentes en un momento en el que Cambia Mendoza gobierna en la mayoría de los municipios les da ese toque de guerreros ante la adversidad que también se necesita para liderar. Responden al siempre bien ponderado «se la bancan».

Y hay otros con gestión nacional que empiezan a asomar cabeza para dar pelea en los municipios perdidos. Gonzalo Navarro, responsable de la agencia territorial Mendoza del ministerio de Trabajo de la Nación; Carlos Gallo, jefe regional Cuyo de la ANSES; o el mismo Martín Sevilla, director del PAMI, que si bien ya pasó por candidaturas, no deja de estar entre los nombrados para la renovación.

Y si de gestión a nivel nacional hablamos, el que día a día gusta más entre buena parte del peronismo es Martín Hinojosa, el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, que no solo ha recorrido ya la Provincia de punta a punta sino que tiene buena llegada en el sector productivo.

Hinojosa, tunuyanino aliado de Aveiro, suma adeptos para transformarse en el cuadro que podría encarar una candidatura a gobernador. Y tiene algo que en el azotado peronismo de hoy vale oro: poco desgaste.

Los cuadros en formación para las intendencias

El proceso de formación que comenzó en silencio, hoy está dando sus frutos dentro del peronismo, tanto con gestión nacional como en los municipios.

Así es como en su momento surgieron nombres como los de Flor Destéfanis (intendenta de Santa Rosa) y Fernando Ubieta (intendente de La Paz) y hoy aparecen los de Gonzalo Navarro, Carlos Gallo, Martín Sevilla, Emir Andraos y Nicolás Aroma, que en el 2023 podrían jugar en Primera.

Carlos Gallo, el referente de la ANSES en Mendoza, busca pelear la intendencia en Las Heras.

«Estamos mucho en los colegios, en los barrios, en las empresas», dice uno de ellos apuntando a que desde el llano es desde donde hay que construir.

Y si hay algo en lo que coincide con uno de los referentes del peronismo tradicional es que «no tiene que haber mezquindades» a la hora de las posibles candidaturas.

Hasta ahora, de esos cinco, se habla de tres para municipios liderados por el radicalismo: Gallo suena en Las Heras, Navarro en Guaymallén y Sevilla, en Ciudad, adonde ya lo intentó en 2019. Mientras que Andraos es el alfil que el intendente Aveiro, sin reelección, prepara para Tunuyán.

Gonzalo Navarro, a la derecha, junto a los hermanos Alejandro y Adolfo Bermejo.

El maipucino Aroma, hoy coordinador del Centro de Economía y Finanzas de Mendoza (CEFI), aparece también como uno de los que tienen ganas de meterse ya de lleno en la política.

Internas sí pero no

Si hay otra premisa clara en el peronismo local es que para sobrevivir necesita de la unidad. Pase lo que pase a nivel nacional, el PJ está enfocado en mantenerse junto, y de hecho, ya está trabajando con sus equipos técnicos en el plan de gobierno post 2023.

Uno de los primeros objetivos es convocar a otros sectores y evitar las internas. Pero eso no significa que no vayan a haber PASO ni que se les tema, siempre y cuando después todos se encolumnen detrás de quien resulte fortalecido y con su candidatura legitimada.

«Lo que sí es que venga de donde venga vamos a necesitar lo mejor y no estar fijándonos en quién puso a quién. Si no nos vamos a quedar en lo interno».

¿Para saber quién es el mejor se recurrirá a encuestas? Es probable, aunque aseguran que hasta el momento ninguna de las que anda dando vueltas ha sido encargada por el PJ.

Los «otros»

Sergio Massa ha jugado sus fichas en Mendoza. Gabriela Lizana, quien lidera ProyectAr, la escuela de Gobierno del Frente Renovador, ya advirtió que forman parte del Frente de Todos mandando así un mensaje fuerte en la Provincia, a donde hoy los referentes del FR juegan dentro de Cambia Mendoza.

El albertismo está pronto a lanzar A23, un colectivo integrado por varios espacios con el objetivo de acompañar y fortalecer al presidente Alberto Fernández.

«Destacamos muchísimo el trabajo de los intendentes -peronistas- que con poco y abandonados por el Gobierno provincial que les ha cortado recursos y vaciado las comisarías, hacen mucho», dice a Diario UNO Alberto Sabatini, uno de los que junto a Guillermo Elizalde (delegado en Mendoza del Ente nacional de Comunicaciones), impulsan el albertismo.

«El peronismo tiene que discutir hacia adentro para ponderar a sus referentes, intendentes y legisladores que han dado sobradas muestras de capacidad», aporta reconociendo que la intención de A23 es fortalecer el Frente de Todos y no ir por fuera.

Pero, ¿y los que formaron su propio partido como el Verde o el Federal? Sin dudas son las figuritas difíciles a conquistar para volver a atraerlos.

«El Partido Verde está enfocado en su crecimiento propio, en ser una alternativa electoral», dice Emanuel Fugazzotto, presidente del Partido Verde que ve cómo crece la agenda propia de su espacio con temáticas que hasta un tiempo solo eran discutidas por sus referentes y ahora forman parte de la provincial, como lo es el agua.

«No estamos cerrados pero nuestra construcción no es dentro del Frente de Todos, al menos así como está. Vemos que hoy tanto el FdT como Cambia Mendoza le hablan nada más que al círculo rojo y se están olvidando del resto de la gente», dice y es ahí en donde encuentran su lugar.

El Partido Verde va a presentar un candidato propio más pronto que tarde por lo que la tarea del peronismo, si quiere reconquistarlo, será ardua.

En una sintonía similar se encuentra, por ejemplo, Carlos Iannizzotto del Partido Federal, a quien ya se lo vio dialogar con empresarios y hasta con Omar De Marchi (PRO-Cambia Mendoza).

«Estoy caminando, escuchando al sector empresario para seguir fortaleciendo la identidad de nuestro espacio en base a los pilares que son la educación, la vida y la producción», dijo a Diario UNO el referente del espacio Encuentro por Mendoza que cree en los acuerdos y en establecer puentes.

¿Es posible un retorno al peronismo? El kirchnerismo es la traba. «El peronismo abandonó las banderas de la vida y la justicia social que siempre pregonó. Y lo más claro es que nuestro espacio no tiene nada que ver con el kirchnerismo, pero sí estamos dispuestos a conversar con sectores que velen por los ideales históricos», cerró.

Salir de la versión móvil