La inflación de marzo en Mendoza fue del 6,6% y la acumulada en lo que va del año supera el 16%

La inflación de marzo en Mendoza ascendió al 6,6 por ciento (dos puntos más que en febrero), informó este miércoles la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) del Ministerio de Economía.

Fue muy similar a la nacional que llegó al 6,7% de acuerdo con el INDEC. Se trata de los números más altos de los últimos 20 años.

En lo que va del año, en apenas tres meses, el índice del costo de vida en nuestra provincia creció el 16,2% (16,1% en el país) y el acumulado de marzo del año pasado a marzo de 2022 es del 57,6%.

A este ritmo si la inflación sigue aumentando de este modo, lo que proyecta para fin de año es superior al 60%.

Lo que más aumentó en Mendoza fueron los alimentos y las bebidas

Rubro por rubro los mayores aumentos en Mendoza se produjeron en el rubro Alimentos y Bebidas, con 9,9% que es lo que más se ha sentido en el bolsillo de los ciudadanos cada vez que hacen las compras diarias tanto en el almacén como en el súper. Ni los Precios Cuidados ni los controles de Gobierno fueron suficientes para detener esta escalada de precios que ha golpeado duramente la economía de la población.

En un año las subas en este apartado son mayores al 61%.

En segundo lugar se ubicó el ítem Educación con 7,6% de incremento en un mes.

El podio lo completó Otros Bienes y Servicios, con 6%.

Bastante lejos de los rubros que más encarecieron sus productos y con subas que podrían considerse más «normales» aparecen Indumentaria y Transporte y Comunicaciones, con 5,3%; Esparcimiento, con 4,5%; Atención Médica y Gastos para la Salud, con 3,7%; Vivienda y Servicios Básicos, con 3,6% y Equipamiento y Mantenimiento del Hogar, con sólo 0,1%.

Hace 20 años

A nivel nacional, la inflación de marzo fue la más alta en 20 años, es decir desde 2003. No hay datos precisos, pero lo mismo debe ser para Mendoza. Nos estamos refiriendo a cuando comenzaba la presidencia de Néstor Kirchner y el gobierno de Julio Cobos.

Lo que sí indica la estadística dada a conocer por la DEIE (cuya página oficial estuvo caída durante buena parte de la tarde de esta jornada), es que desde octubre de 2020 a la actualidad la inflación en Mendoza nunca había superado el 5%. Los números más elevados se dieron en diciembre de ese año y en abril de 2021 con 4,8%. Esto refleja que en marzo pasado los guarismos fueron superados ampliamente.

Los alimentos subieron más que la inflación

Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron un 7,2% en marzo, a nivel nacional y alcanzaronn un alza del 20,9% desde diciembre pasado y del 59,7% en los últimos doce meses, superando las mediciones del nivel general.

Desde diciembre pasado el aumento de los alimentos fue del 20,9% y supera en cuatro puntos porcentuales a los del nivel general del 16,1% en el mismo período de comparación.

En la medición interanual el rubro registra un aumento del 59,7%, contra el 55,1% del alza de los precios minorista en el mismo lapso de tiempo.

En marzo fue también el sector de mayor impacto en el nivel general de la inflación del mes con un 1,56% de incidencia, seguido de un 1,26% del rubro prenda de vestir y calzado, por el cambio de estación, mientras que el resto de los sectores fue menor al 1%.

El Gran buenos Aires, fue la región en que el aumento de los alimentos se ubicó por debajo del nivel general nacional con un alza del 6,1%, mientras que en el resto de las regiones se ubicaron por encima del indicador nacional del 7,2% de marzo.

Los datos nacionales

La inflación de marzo fue de 6,7%, la más alta en 20 años, y acumuló en el primer trimestre un aumento del 16,1%, mientras que la variación interanual trepó a 55,1%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

La escalada de precios del mes pasado superó todas las mediciones desde abril de 2002 cuando a la salida de la convertibilidad se había producido un pico de 10,2% en abril de 2002.

Incluso equiparó el pico de 6,7% que había dado el IPC Congreso en abril de 2016 cuando aún el INDEC estaba en período de normalización.

La división de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas aumentó un 7,2% y estimuló la suba general junto a Educación e Indumentaria.

Los valores de útiles escolares y las cuotas de los colegios privados experimentaron aumentos de 23,6%, mientras que ropa y calzado subieron 10,9%.

Los alimentos de mayor incremento fueron los panificados con un alza de 24,8% en el pan de mesa y 17,7% en el pan tipo flauta, a partir de un alza de la harina superior al 10%.

Esta situación desató una fuerte interna en el gobierno nacional ya que el secretario de Comercio, Roberto Feletti, atacó a su superior, el ministro de Economía, Martín Guzmán, por negarse a aumentar las retenciones a los granos.

Ante las discrepancias, se creó un fideicomiso para compensar la suba del trigo a los panaderos pero aún los precios en los mostradores no se consiguen a los precios promocionados.

Pese a los congelamientos dispuestos, la carne también siguió su curso alcista con subas de hasta 7,9% en cortes como la nalga o el cuadril. Los huevos también continuaron su carrera alcista con un salto de 21,6%.

Estas subas se vieron parcialmente compensadas por bajas estacionales en frutas y verduras.

Pese a ser uno de los mercados más protegidos, la indumentaria fue el segundo rubro de mayor aumento en marzo al llegar a 10,9% y acumula en el trimestre una suba de 17,4%.

Los gastos referidos al mantenimiento de hogar (alquileres y servicios) crecieron 7,7% y desde enero avanzaron 12,7%, lo que expresa los ajustes tarifarios que se produjeron en el mes y el encarecimiento de las locaciones.

Por su parte, el rubro salud exhibió un aumento de 5% en el mes en estudio y en tres meses creció 13,2%, lo que también refleja las actualizaciones de cuotas de prepagas y alzas de medicamentos que se concentró el mes pasado.

En tanto, el transporte mostró una suba de 5,5% y 13,7% desde el inicio del año. En comunicación os aumentos fueron de 3,4% y en recreación y cultura 3,3%.

Guzmán remarcó en as últimas horas que a lucha contra la inflación es una «prioridad» para el Gobierno y pidió «apoyo político» para ganar en credibilidad y frenar las expectativas.

El acuerdo con el FMI prevé un a inflación de entre 38 y 48% para 2022 que a la luz de lo que sucedió en el primer trimestre parece de imposible cumplimiento. De allí que para la revisión de mayo ya se hable de una corrección de esa pauta.