La inflación de marzo en Mendoza reflejó el alto impacto de los aumentos en alimentos

El incremento descontrolado de los precios de los alimentos se convirtió sin dudas en el dato sobresaliente de los números de la inflación en Mendoza de marzo conocidos este miércoles. En un mes, nada menos que el 9,9% subieron los productos que cualquier ciudadano de a pie compra en los súper e hipermercados o en los almacenes de barrios.

Lo sorprendente es que en nuestra provincia este rubro registró aumentos superiores a los de la Nación. Según el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censo) el ítem Alimentos y Bebidas no Alcohólicas registró el 7,2% más que el mes anterior, es decir casi 3 puntos menos que lo relevado en Mendoza por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE).

Lo preocupante es que la información refleja que aquí los productos alimenticios están bastante por encima de la inflación, tanto en lo que va del año, como en el período de marzo de 2021 a marzo de 2022.

En los primeros tres meses de este año, este ítem muestra un incremento del 20,2%, mientras que el costo de vida en general ha subido el 16,2%. Por otra parte, en un año Mendoza ha sufrido un aumento del costo de vida del 57,6% pero en alimentos y bebidas llegó al 61,9%.

El pan, lácteos y carnes a la cabeza de la inflación

Los amentos son generalizados y la población los comprueba en el día a día de las compras cotidianas sobre todo de productos básicos, como pan, lácteos y carnes, más todos sus derivados.

Está claro que la mayor responsabilidad del efecto inflación es de la Nación (hubo este mismo día severas críticas desde la oposición) que no logra controlarla con ninguna de las iniciativas que plantea , ya sea Precios Cuidados, Precios Congelados, acuerdos con empresarios, controles de precios, etcétera. No obstante, pese a que la administración nacional es la que debe aplicar las políticas que impidan la disparada de los precios, sorprende que en Mendoza los alimentos hayan aumentando más que en el país.

El pan con una suba casi del 25% lideró los incrementos de los artículos esenciales de la canasta básica, seguido por los huevos, con más del 21%; el café molido con el 19% y las carnes y sus derivados con los mismos guarismos.

En cuanto a frutas y verduras en Mendoza se ha dado una particularidad ya que el faltante de productos, por las heladas tempranas sobre todo, influyó en el encarecimiento de los precios sumado a los estacionales, cuyos valores fluctúan de acuerdo con la época.

Disparidad y búsqueda

El rubro alimentos es el que más aumentó en Mendoza.

El rubro alimentos es el que más aumentó en Mendoza.Foto: Télam

Una característica tan llamativa como real de la inflación que azota al país y a Mendoza es la disparidad de precios para productos similares, situación que se ha acentuado en los últimos tiempos. Esto ha generado un fenómeno de compra diversificada: esto es, buscar precios en negocios distintos. Por ejemplo, un paquete de café, de 250 gramos, se puede conseguir en un súper a algo más de $300 y en otro por arriba de los $500. Es más: a veces en el almacén del barrio hay valores más bajos.

Con las carnes y derivados sucede otro tanto. Cuesta encontrar en Mendoza los cortes populares que lanzó la Nación pero sí hay promociones que el cliente busca aprovechar. Las hay para todos los gustos, con carnes de primera o de segunda, o con días seleccionados para determinadas variantes, tanto de carne vacuna, como de pollo, pescado o de cerdo.

Muchos comerciantes, conscientes de la situación y con el objetivo de no perder más ventas también aplican descuentos en algunos productos y también ofrecen planes de pago.

La compra en cuotas es otra de las variables que se empezó a imponer contra la inflación que hace inalcanzable la adquisición de alimentos, algo que ocurre cada vez con mayor frecuencia, sobre todo cuando se aproxima fin de mes y muchos asalariados ya se gastaron lo que cobraron. Entonces, lo que hasta hace poco parecía impensado sucede: la gente compra alimentos a crédito.