Tras los mensajes a Mauro Icardi, nuevos indicios de la separación de la China Suárez y Armando Mena

Entre las últimas horas de la noche del martes y las primeras de la mañana del miércoles, se abrió un nuevo capítulo en el culebrón que protagonizan Wanda Nara, Mauro Icardi y Eugenia La China Suárez. Según informó Yanina Latorre en LAM, la actriz le habría mandado un mensaje al futbolistas mientras su esposa estaba en Buenos Aires. Y en Socios del espectáculos mostraron la palabra de la empresaria, indignada con la situación. “Me lo había contado Mauro y ahora que llegué vi todo. Pero ya se maneja así. No es la primera vez. No le importa nada, lastimó a muchas familias”, sentenció la mayor de las Nara en unos mensajes que intercambió con la panelista Luli Fernández.

En ese contexto, las miradas apuntaron a la vida virtual de la ex Casi ángeles. Días atrás, un detalle había alentado los rumores de una separación del empresario Armando Mena Navareño, cuando él cerró su cuenta de Instagram. “Tengo 40 días para sacar adelante varios proyectos (un descanso de Instagram me viene fetén), había escrito junto a otras ironías para justificarse. En tanto, Estefi Berardi había descubierto que la China eliminó de su feed las pocas fotos que tenía con él. Y luego, el periodista Juan Etchegoyen difundió una sorpresiva imagen del empresario ligado al rubro de las motos. “El novio de la China Suárez, Armando Navareño, en un boliche español pasándola bárbaro”, escribió en Twitter, en la tarde el domingo, junto a una imagen en la que se ve al joven divirtiéndose junto a un grupo de amigos.La actriz y el empresario en una de las pocas fotos públicas en la que están juntosLa actriz y el empresario en una de las pocas fotos públicas en la que están juntos

Ahora, el empresario volvió a activar su Instagram, pero un detalle no pasó desapercibido para la siempre atenta mirada de Vicky Braier, conocida como Juariu y por detectar estos movimientos en redes. “Qué onda que no aparece que no se siguen?”, se preguntó la ex Masterchef Celebrity presentando las pruebas del caso. Allí se ve cómo el empresario español no la tiene en sus 976 usuarios a los que sigue ni ella figura en sus 71 mil seguidores, otro indicio que apuntaría a una distancia entre ellas.

Por su parte, la actriz se mantuvo algo alejada de las redes durante la jornada en la que volvió a estar en el candelero. Apenas recurrió a sus historias, para compartir una imagen acorde a la fecha en la que se celebra en todo el mundo el Día internacional del beso, en la que se la ve junto a su hijo Amancio. Entre la agenda de la actriz, figura un inminente viaje al Viejo Continente, ya que participará de la ceremonia de los Premios Platino que se llevará a cabo el 1° de mayo en Madrid y que conducirá su amiga Lali Espósito.Las historias de Juariu sobre la relación virtual entre la China y Armando (Instagram)Las historias de Juariu sobre la relación virtual entre la China y Armando (Instagram)

Mientras tanto, Eugenia se encuentra remodelando la casa del country Chacras de Murray, adonde se mudó después de su separación de Benjamín Vicuña. Sin embargo, la semana pasada trascendió la noticia de que habrían entrado a robar a ese barrio privado de Pilar, cito en la zona más exclusiva del norte del Gran Buenos Aires. Y, según llegó a los oídos de la actriz, los ladrones habrían preguntado por su domicilio, por lo que no le quedarían dudas de que la estaban buscando a ella.

Así las cosas, la ex protagonista de ATAV habría decidido irse con sus hijos, Rufina, fruto de su relación con Nicolás Cabré, y Magnolia y Amancio, de su última pareja con el galán chileno, a refugiarse en un hotel de la zona. De hecho, en los últimos días, la actriz publicó en su cuenta de Instagram unas historias del complejo donde se estaba alojando temporariamente, que no habría sido el único en el que se hospedó. Pero esto, de ninguna manera, sería la solución al problema. Y, por ende, Eugenia estaría analizando seriamente la posibilidad de vender la propiedad, ya que su llegada tampoco fue del todo bienvenida entre sus vecinos, cultores del bajo perfil.