Las personas con COVID pueden eliminar virus en sus heces hasta siete meses después del diagnóstico

Mientras se sigue confiando en las pruebas nasales o de garganta para obtener el alta de COVID-19, las investigaciones podrían demostrar que no es un punto tan acertado.

Un estudio realizado por científicos de Stanford Medicine de la Universidad de California, Estados Unidos, descubrió que las personas infectadas pueden eliminar material genético viral en sus heces hasta siete meses después del diagnóstico. Aquellos que lo hacen a menudo sufren síntomas gastrointestinales persistentes como náuseas, vómitos y dolor abdominal. El estudio, que se acaba de publicar en la revista especializada Cell, es el primero en evaluar la presencia de ARN viral en muestras fecales de individuos con COVID-19 de leve a moderado que se recolectan en varios puntos después de que se enfermaron. Lo que se suma a la creciente evidencia de que el virus SARS-CoV-2 infecta activamente el intestino.

“Los hallazgos no implican que haya una transmisión fecal a oral del virus que causa la COVID-19″, advierten los investigadores en su informe. Pero los resultados destacan un posible reservorio viral que podría explicar en parte la desconcertante constelación de síntomas que afectan a una minoría de pacientes con COVID-19 durante meses después de su infección inicial.

“Nadie sabe realmente qué causa el COVID prolongado -explicó Ami Bhatt, profesora asociada de medicina y genética de la entidad a cargo del estudio-. Pero nuestro trabajo muestra que el SARS-CoV-2 puede esconderse en el intestino durante meses. Tal vez el COVID prolongado, y la amplia variedad de síntomas que causa, se deba a la respuesta del sistema inmunitario a las proteínas virales en reservorios ocultos en todo el cuerpo. Las personas con síntomas principalmente gastrointestinales podrían tener una infección viral persistente en los intestinos, por ejemplo. Otros con la confusión mental comúnmente llamada “niebla mental” podrían tener una infección persistente en su sistema nervioso”, especuló Bhatt.“Los hallazgos no implican que haya una transmisión fecal a oral del virus que causa la COVID-19″, advierten los investigadores en su informe“Los hallazgos no implican que haya una transmisión fecal a oral del virus que causa la COVID-19″, advierten los investigadores en su informe

Esta especialista, quien investiga cómo el microbioma, el vasto universo de bacterias que tapizan el revestimiento de nuestros intestinos, afecta la salud humana, se demuestra ansiosa por estudiar si la “huella intestinal” bacteriana de un individuo se ve afectada si el virus se elimina y, en ese caso, cómo y por cuánto tiempo. Ella y sus colegas continúan su estudio de la diseminación viral en muestras fecales como parte de la Iniciativa Recuperar de los Estados Unidso patrocinada por los Institutos Nacionales de Salud de ese país.

El equipo de investigación aprovechó un ensayo clínico inicial lanzado en mayo de 2020 sobre un posible tratamiento: el interferón lambda para la infección leve por COVID-19. Los participantes en el ensayo fueron monitoreados para seguir la evolución de sus síntomas y el grado y ubicación de la excreción viral. Se recolectaron muestras fecales de los participantes en puntos de tiempo específicos.

Los investigadores aprovecharon el ensayo de interferón lambda porque los participantes estaban menos enfermos que los pacientes hospitalizados que eran el foco de muchas otras investigaciones en ese momento. Querían hacer un seguimiento de lo que sucedía en la mayoría de los pacientes, aquellos con una enfermedad leve.

Bhatt y sus colegas analizaron muestras de 113 personas en diferentes puntos después de la infección. Descubrieron que aproximadamente la mitad con casos leves a moderados de COVID-19 estaban eliminando material genético viral en sus heces una semana después de haber dado positivo por el virus SARS-CoV-2.

Alrededor del 13 % de las personas seguían eliminando el ARN viral cuatro meses después, después de haber eliminado el virus de sus vías respiratorias, y casi el 4 % tenía ARN viral en las heces siete meses después de la infección inicial. La eliminación de heces también se correlacionó con los síntomas gastrointestinales continuos del virus, que incluyen náuseas, vómitos y dolor abdominal.Alrededor del 13 % de las personas seguían eliminando el ARN viral cuatro meses después, después de haber eliminado el virus de sus vías respiratorias, y casi el 4 % tenía ARN viral en las heces siete meses después de la infección inicialAlrededor del 13 % de las personas seguían eliminando el ARN viral cuatro meses después, después de haber eliminado el virus de sus vías respiratorias, y casi el 4 % tenía ARN viral en las heces siete meses después de la infección inicial

“No está claro por qué algunas personas infectadas tienen síntomas gastrointestinales -sugirió Bhatt-. Pero se sabe que otros coronavirus infectan el intestino de los animales, por lo que la idea de una infección en curso no es descabellada”.

Los científicos no pudieron aislar suficiente ARN para determinar qué variante viral había infectado a los participantes, o para demostrar de manera concluyente que las muestras aisladas de cualquier individuo en los puntos de tiempo tempranos y posteriores eran de la misma cepa. Pero debido a que las muestras se recolectaron relativamente temprano en la pandemia, la reinfección con una segunda cepa o variante durante el estudio probablemente era poco probable, creen los especialistas. Los hallazgos tienen implicaciones para la vigilancia de las aguas residuales que los científicos y los gobiernos están utilizando para inferir los recuentos de casos de COVID-19 en ciudades y condados de todo el país. “Claramente estamos viendo cantidades grandes y crecientes de la subvariante Omicron BA.2 en las aguas residuales en todo el país -informó Bhatt refiriéndose a los Estaos Unidos-. Al mismo tiempo, ha habido informes de que Omicron es más probable que cause síntomas gastrointestinales.

Entonces, ¿este aumento de aguas residuales es realmente proporcional a la cantidad de personas infectadas? ¿O más personas eliminan el virus en sus heces por más tiempo? Comprender la dinámica de la infección y la diseminación viral es fundamental para la planificación. Es difícil interpretar la vigilancia de las aguas residuales si no entendemos la biología que determina quién está derramando, cuándo y cuánto. Al principio de la pandemia, muchos médicos decidieron que el SARS-CoV-2 no infectaba el intestino, y eso era peligroso para nuestro entendimiento”, concluyó.