Aberrante hecho en Alvear: atacaron a un joven de 20 años y lo dejaron inconsciente

El irracional ataque a Gabriel ocurrió en la madrugada del domingo a la salida de un local nocturno en la ruta 188 en General Alvear. Allí, el joven recibió golpes de puño, patadas y lo dejaron inconsciente de un ladrillazo con el que le quebraron el maxilar. Debió ser trasladado al hospital Schestakow, donde está internado.
La mamá de Gabriel, Cecilia Bielaszczuk, dijo que si bien el joven está algo mejor y evolucionando, el cirujano maxilofacial explicó que posee una fractura de maxilar compleja, que llega hasta el hueco ocular, lo que le ha comprometido la base de la córnea y requiere de una cirugía. No se sabe incluso, qué secuelas le quedará.
“Tienen que ponerle placas, tornillos para acomodar todo lo que ha quedado perjudicado, quebrado y supongo que después se verán los resultados”, señaló.
Debido a que la víctima no recuerda qué sucedió, su mamá conoce lo ocurrido por palabras de terceros. “Los testimonios dicen que estaban adentro del boliche, que comenzó un disturbio, una pelea, quisieron ir contra una de sus amigas pero no sabemos si la intención era pegarle a la chica o manosearla, no sé lo que pasó, y lo que sé es que él quiso frenarlos y en el momento vino otro chico con un ladrillo (o algo contundente), que fue con lo que le pegó al lado del ojo y que tiene complicado. A penas le pegan con eso, Gabriel empieza a desestabilizarse y es cuando cae al piso”, relató y añadió que “ahí reaccionan los de seguridad pero no para protegerlo, sino para sacarlo así como estaba y dejarlo en la vereda y en la vereda es donde comienzan a patearlo en la cabeza”. Según los mismos datos extraoficiales, los atacantes fueron cinco personas las que se ensañaron con su cabeza. “Todos pensaron que estaba muerto, entonces lo dejaron ahí tirado. Estuvo media hora en el piso, hasta que llegó la ambulancia”, criticó.
Recordó que luego del ataque, el joven fue trasladado al hospital de Alvear, donde le realizaron una tomografía y, debido a la complejidad del caso, se decidió su traslado al hospital sanrafaelino donde está internado.
Bielaszczuk aseguró que Gabriel “es un chico al que no le gusta meterse con nadie, que siempre le esquiva a los problemas, trabajaba en una fábrica, renunció porque le ofrecieron otro trabajo y él lo que está esperando es la llamada para entrar”. “Con esto se nos ha complicado porque sabemos que va a llevar un proceso más largo”, lamentó.
Por supuesto que ahora hay que esperar el accionar judicial que corresponda. Hay cámaras de seguridad en el boliche, pero se esperan ahora las decisiones a fin de llevar a cabo los peritajes correspondientes. Quienes dialogaron con esta mamá, le dieron igualmente los nombres de los agresores de su hijo, pero aún faltan testigos por lo que pidió que quien haya visto algo no dude en dar testimonio.