Cuál es el impacto de la pandemia en la salud mental de los niños

Sin ir a la escuela y separados de sus compañeros durante las fases cruciales del desarrollo, los niños pequeños y los adolescentes se encontraban claramente entre las personas más afectadas negativamente, de diversas maneras, por los confinamientos por la pandemia. Pero las primeras indicaciones ofrecen algunas observaciones adicionales menos esperadas. Entre ellos se encuentran que incluso antes de que estallara el brote había una tendencia de aumento de los trastornos de salud mental entre los jóvenes y que algunos niños que ya estaban luchando con problemas emocionales en realidad parecían mejorar durante la pandemia.

Esas ideas formaron parte de la discusión de la epidemióloga psiquiátrica infantil Tamsin Ford, cuando abordó días atrás ”El impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental de los niños“, parte de la serie de foros de salud mental de la población de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard. “Esta crisis aún es demasiado reciente para que la mayoría de las investigaciones sean concluyentes”, advirtió Ford Karestan Koenen, profesora de epidemiología psiquiátrica en la Escuela Chan y anfitriona del seminario. Además, Ford, afiliada a la Universidad de Cambridge, se basó principalmente en estudios en el Reino Unido.

Sin embargo, una serie de encuestas nacionales financiadas por el Departamento de Salud de Inglaterra proporcionó una línea de base para observar la salud mental de los niños. Estas encuestas, realizadas en 1999, 2004 y 2017, revelaron algunas tendencias subyacentes preocupantes. Por ejemplo, mientras que la salud física de los niños y jóvenes de hasta 24 años mejoró gradualmente durante este período, su salud mental se deterioró. “Estábamos viendo un aumento pequeño pero estadísticamente significativo en los trastornos emocionales”, en particular, la depresión y la ansiedad. “Y esto es antes de que lleguemos a la pandemia”, subrayó Ford.Incluso antes de que estallara el brote había una tendencia de aumento de los trastornos de salud mental entre los jóvenes y algunos niños que ya estaban luchando con problemas emocionales en realidad parecían mejorar durante la pandemia (Getty Images)Incluso antes de que estallara el brote había una tendencia de aumento de los trastornos de salud mental entre los jóvenes y algunos niños que ya estaban luchando con problemas emocionales en realidad parecían mejorar durante la pandemia (Getty Images)

Lo que ha sucedido desde entonces es difícil de estudiar. Para la especialista, la escasez de estudios sobre niños se ha complicado por los problemas de realizar investigaciones o encuestas a gran escala durante una pandemia. “Hay un problema real en el hecho de que no podíamos saber”, dijo. “Todas nuestras suposiciones estadísticas se basan en tener una muestra probabilística”.

Ford compartió la “rociada de hallazgos intrigantes”, muchos aún no publicados, que ella ha descubierto. Un estudio de estudiantes en Inglaterra y Gales, por ejemplo, encontró pocos cambios en la salud mental de los estudiantes entre octubre de 2019, la fecha de la encuesta inicial, y abril de 2020, durante el primer cierre total, con una excepción. “Cuando se dividió por salud mental antes de la pandemia, aquellos que luchaban contra la depresión antes de la pandemia estaban mejor”.

Otro estudio longitudinal del Reino Unido comenzó con una línea de base previa a la pandemia y luego revisó a los sujetos, recopilando datos mensualmente hasta 2020. Los datos iniciales de este estudio sugirieron que a las personas de 16 a 24 años les estaba yendo “particularmente mal”, experimentando síntomas de ansiedad y depresión. Estos problemas eran peores entre quienes vivían en privaciones socioeconómicas, sobre todo entre quienes eran nuevos en tales privaciones, así como entre quienes eran padres de niños pequeños.

Otros estudios se centraron en grupos de edad particulares. Uno, que se centró en niños de 4 a 10 años, descubrió que el nivel de bloqueo afectó en gran medida la salud mental y los problemas de comportamiento, ya que el primer bloqueo completo de Inglaterra exacerbó en gran medida los problemas, desde la hiperactividad hasta la depresión.Las redes sociales pueden haber significado que los adolescentes mayores tenían “una forma de conectarse y mantener relaciones, pero no es lo mismo”, dijo Ford. “Así que no me sorprendería en absoluto si los jóvenes están ansiosos" (Getty Images)Las redes sociales pueden haber significado que los adolescentes mayores tenían “una forma de conectarse y mantener relaciones, pero no es lo mismo”, dijo Ford. “Así que no me sorprendería en absoluto si los jóvenes están ansiosos» (Getty Images)

Otro estudio analizó a los adolescentes, quienes pueden haberse sentido particularmente aislados durante el encierro. “Las relaciones entre compañeros son muy importantes con los adolescentes mayores”, aseveró Ford. Sin estas conexiones, la ansiedad parecía aumentar. Más sorprendente, una vez que reabrieron las escuelas, Ford recordó haber escuchado informes de peleas y acoso. Si bien tales informes son anecdóticos, ella ve una conexión. “Me imagino que después de largos períodos de ausencia, los grupos de amistad que habrían cambiado suavemente, en circunstancias normales podrían haber cambiado bastante abruptamente”.

Las redes sociales pueden haber significado que los adolescentes mayores tenían “una forma de conectarse y mantener relaciones, pero no es lo mismo”, dijo Ford. “Así que no me sorprendería en absoluto si los jóvenes están ansiosos. Va a haber una gran cantidad de niños que realmente tendrán dificultades para volver a la escuela”, remarcó, citando las relaciones con los compañeros y el acoso escolar. “No creo que el hecho de que las escuelas estén abiertas sea el final del problema. Trae algunos problemas diferentes”.

“En general, la pandemia tuvo un impacto más severo en los niños y jóvenes que ya luchaban con problemas preexistentes,desde problemas emocionales hasta privaciones socioeconómicas. Estos problemas no son nuevos pero “la pandemia los está destacando y concentrando en algunas poblaciones”, indicó la experta. Además, como insinuó el estudio de Glasgow, en contra de las expectativas, algunos niños y adultos jóvenes con condiciones de salud mental preexistentes parecen estar mejor debido a los bloqueos por la pandemia. “La gente hablaba de escapar del acoso. Hablaron sobre reparar o mejorar las relaciones en el hogar”, agregó.

“Al principio, todos estaban estresados y ansiosos, pero aquellos que podían trabajar desde casa, que tenían suficientes dispositivos y acceso a Internet, se las arreglaron y comenzaron a valorar pasar más tiempo juntos en familia y entraron en un círculo virtuoso”, añadió. A aquellos que carecían de recursos, desde alimentos hasta computadoras para estudiantes en el hogar, o que ya estaban lidiando con violencia doméstica o abuso, les fue peor durante el encierro. “Todos estábamos en la misma tormenta, pero no estábamos en el mismo barco”, finalizó.