Para el Chiqui García «el PJ mendocino está en shock y necesita de nuevos liderazgos e ideas»

El ex intendente peronista de Maipú, Francisco «el Chiqui García puede jactarse de haber comandado la comuna de Maipú en plena hiperinflación de fines de los 80, haber sido diputado nacional y candidato a gobernador y más tarde alejarse por completo de la política durante 20 años para dedicarse a un emprendimiento vitivinícola. Hace días, este forastero de la rosca partidaria, con 70 años se recibió de abogado, y ante las consultas mediáticas se permitió analizar la dura realidad del peronismo mendocino.

«Hay que buscar una estrategia para atraer a la gente, eso es el abc de todo partido. Hoy el peronismo está en estado de shock y yo espero que surjan nuevos liderazgos y gente joven que esté dispuesta a dar pelea por las ideas», se esperanzó el maipucino que opina libremente, sin los condicionamientos y límites que algunos referentes partidarios suelen autoimponerse.

Tiempo atrás el Chiqui García, como lo apodan todos en el peronismo, supo reunirse con el intendente Matías Stevanato «que me invitó para consultarme sobre como veo la cosa, como lo hizo también con el mismo Pilo Bordón», contó naturalizando esas consultas y resaltando que en este momento su mirada, es la de «un vecino que camina las calles de Maipú».

Según su mirada, hoy el Partido Justicialista «está complicado en la Nación y en la provincia. Tenemos peleas estériles que no nos conducen a nada. En los 90, cuando conformamos el equipo de los mendocinos, nosotros éramos del sector azul, y el Pilo Bordón y el Rolo Gabrielli eran de otros sectores, eran los naranjas y teníamos diferencias, pero las salvábamos con altura. Ahora tenemos esta grieta que se nos mete en todos lados«, se quejó, mirando no sólo la clara pelea que enfrenta al presidente Alberto Fernández con la vicepresidenta Cristina Kirchner, sino también las diferencias entre el kirchnerismo y cierto peronismo tradicional mendocino, que de hecho hace tiempo cuestionó la dirigencia que ejerce Anabel Fernández Sagasti en una dura carta.

Pero más allá de las críticas constructivas hacia adentro de su partido, el Chiqui también amplió la mirada a la actual situación de la provincia: «en algún momento Mendoza fue pionera y referente de crecimiento de la región y hoy estamos de la media para abajo, y eso nos tiene que interpelar a todos, a los que hacen política y a los que elegimos a esos que nos representan», resaltó.

El Chiqui García se recibió de abogado para saldar esa materia pendiente

Hace unos días, el Chiqui García logró cumplir una de las materias pendientes que debió dejar de lado cuando cumplir con las exigencias de ser intendente y legislador le consumía todo su tiempo: se recibió de abogado.

Con 70 años, el peronista consiguió terminar con la carrera que había empezado y abandonado en los 90, y consiguió su título en sólo cuatro años y medio.

«Era una materia pendiente, que además le debía a mi familia. Le puse bastante esfuerzo y lo conseguí de la única manera que se puede, que es poner la cola en la silla y dedicarle hora de estudio», contó para explicar cómo logró su título en la Universidad Siglo XXI, en el que avanzó sobretodo aprovechando los tiempos de encierro de la pandemia del Covid.

Ahora, alejado de los cargos políticos, el Chiqui García proyecta en su flamante carrera: «Pienso dedicarme al derecho laboral y comercial. Esas áreas son las que más me identifican y en ellas pretendo capacitarme», planeó.