El Sur tiene el 41% de las rutas de Mendoza, y muy poca inversión de la Provincia

El Sur mendocino es la zona más extensa de la provincia. Son miles y miles de kilómetros y diferentes realidades que se marcan entre los grandes aglomerados urbanos, las zonas de ganadería bovina, los sectores del agro y los puestos del secano, entre otras.
San Rafael, Alvear y Malargüe concentran una gran parte del territorio mendocino, y también una significativa porción de los caminos urbanos, rurales y productivos de la provincia.
Los números hablan por sí solos. Mendoza tiene 20.000 kilómetros de caminos, de los cuales, 17.200 están bajo la órbita provincial, y el resto es de jurisdicción nacional. Más del 40% se dividen entre los departamentos sureños.
La diferencia es grandísima. Es que el Sur concentra en total 7.200 kilómetros de caminos de la DPV, lo que significa en total el 41,86% de la red vial bajo la órbita provincial.
La segunda zona en importancia es el Este con 3.900 kilómetros (un 22,6% del total), aunque muy por debajo de lo que significa el Sur. Más atrás aparece la zona Norte con 3.600 kilómetros con el 20,9% y finalmente la zona Centro con 2.500 kilómetros y el 14,5% de la red provincial.
Si bien es un problema que se viene arrastrando desde hace años, los caminos del Sur provincial sufren la histórica desinversión. Hoy la presencia de Vialidad Provincial en esta parte de Mendoza es reducida, y se nota la falta de mantenimiento e –incluso- la realización de obras nuevas.
Tanto San Rafael, como General Alvear y Malargüe crecieron significativamente en su traza urbana y también en la rural, pero la red caminera no crece y ni siquiera mejora en sus condiciones.
Parece una historia de nunca acabar, pero la distribución de recursos nunca termina siendo equitativa para el Sur, y en materia de vialidad se hace sentir.
Pese a tener más del 40% de los trazados provinciales, el año pasado la inversión del área alcanzó solo al 8,5%, en el 2021 había llegado al 19,4% y en el 2020 fue la más alta con 21,9%, aunque lejos del porcentaje ideal.
Increíblemente en dos años el Sur fue la región que pasó del segundo lugar en inversión al cuarto. Es que en 2022 solo el 8,5%% de los recursos llegaron a los caminos sureños, mientras que el 45,9% quedó en la zona Norte, el 26,4% fue al Este y el 13% a la zona Centro.

NUEVA FORMA
DE ASIGNACIÓN
Ante este panorama se ha elevado un pedido de informes a la Legislatura provincial para que haya una nueva forma de distribución más equitativa, teniendo en cuenta la red vigente.
La ley tiene por objeto regular, entre las zonas Norte, Sur, Centro y Este, una equitativa y mínima distribución de las erogaciones de capital en obras públicas de la Dirección Provincial de Vialidad, asignadas anualmente en la ley de presupuesto de gastos de la provincia.
La distribución mínima del presupuesto debería ser del 76% del presupuesto total de las erogaciones de capital y calculada por un coeficiente, del 31,8% para el sur, 15,9 para el Norte, 17,2% para el Este y 11,07 para la zona Centro.
El dinero restante queda destinado a reparar daños producidos por desastres naturales y contingencias climáticas, reparaciones estructurales de puentes y caminos y cualquier otra necesidad de reparaciones o mayor infraestructura para alguna de las zonas que la Dirección Provincial de Vialidad estime conveniente.