Se conmemoró el primer aniversario del fallecimiento de Ricardo Vergara

Con un emotivo acto realizado en el recinto del Concejo Deliberante, ese cuerpo deliberativo y el Municipio de San Rafael rindieron homenaje al contador Ricardo Vergara, en el primer aniversario de su fallecimiento.
El homenaje fue encabezado por el intendente interino Paulo Campi, integrante del Ejecutivo Municipal, actuales concejales y ex compañeros de banca, quienes recibieron en el recinto a familiares de Vergara, entre ellas su hija Magalí y los hermanos Alejandra y Daniel Vergara.

Campi, emocionado en su discurso
“En este acto queremos poner en valor la figura de Ricardo, un hombre que nos marcó a fuego y nos dejó muchísimas enseñanzas”, destacó el intendente interino Paulo Campi quien remarcó además que “él nos mostró que pese a estar atravesando un profundo dolor, siempre hay que tener esperanza y fe, pensar en el otro y doblegar los esfuerzos para dar una mano a quien lo necesita. Toda su vida escuchó y colaboró con los sanrafaelinos para mejorar su calidad de vida”.

Una vez que retome la actividad el intendente Emir Félix se aguarda que se coloque el cuadro con la foto de Ricardo junto con el resto de los presidentes del Concejo.

La carta de conmemoración de Emir Félix
Si bien el intendente Félix no pudo estar presente en el homenaje, recordó a Ricardo con una emotiva carta que se llevaron los familiares:
En esta fecha tan especial para familiares y amigos de Ricardo Vergara, me hubiese gustado estar presente en el recinto del Concejo Deliberante, pero mi salud aún me lo impide y ante eso decidí rendirle homenaje a mi compañero y amigo a través de este escrito.

Pasó un año de aquel triste domingo en el que nos enteramos del fallecimiento de un hombre que dedicó – gran parte de su vida – a trabajar por el bienestar de nuestra comunidad. Su ausencia cada día duele un poco más.

Quienes estuvimos tanto tiempo a su lado lo recordamos como un hombre bondadoso, solidario, dialoguista y un apasionado de la función pública.
A Adriana y a Magalí les envío un profundo y caluroso abrazo, que será personal cuando haya superado todas las etapas de mi recuperación. Mayo es un mes muy difícil para ustedes, pero sepan, una vez más, que no están solas.

Me despido poniendo en valor la gestión de Ricardo en cada lugar que le tocó estar, su compromiso y responsabilidad con la que trabajó por el desarrollo de San Rafael, su capacidad de diálogo para cerrar grietas y tender puentes y la enorme generosidad que siempre tuvo con quienes lo requirieron por algún problema o necesidad que los aquejaba.