Descartaron el caso sospechoso de Hepatitis aguda infantil en San Rafael

La semana pasada se dio a conocer un caso sospechoso de hepatitis aguda de origen desconocido en Mendoza. El supuesto portador era un menor de 8 meses, internado en el hospital Teodoro Schestakow, en San Rafael. Luego de exhaustivos estudios, se determinó que el niño no posee la enfermedad.

Autoridades del Ministerio de Salud de Mendoza aseguraron a El Sol que «luego de analizarse las muestras en el hospital Humberto Notti y Central, se determinó que no se está ante un posible caso de hepatitis aguda infantil, descartando así la presencia de la enfermedad en la provincia».


El caso


El pequeño ingresó la semana pasada al servicio de internación del hospital Schestakow por presentar síntomas compatibles con la hepatitis aguda infantil, entre los que se destacó la presencia de ictericia, es decir, piel amarillenta. Esto hizo que el caso quedara en vigilancia Epidemiológica.

A pesar de la situación, desde pediatría del nosocomio refirieron que «el bebé estaba clínicamente bien y estable, con los valores de transaminasas en descenso».

Asimismo, Gabriela Lafi, jefa del Servicio de Pediatría del hospital de referencia del Sur, advirtió que se enviaron las muestras a analizar al Notti y Central, donde finalmente se determinó que se trató de un caso negativo.

En tanto, los resultados de hepatitis A, B y C dieron negativo.


En qué consiste la enfermedad


De acuerdo con un documento emitido por el ministerio de Salud de la Nación Argentina, la hepatitis es una inflamación del hígado que puede estar causada por virus, tóxicos, infecciones bacterianas, fenómenos inmunológicos, enfermedades de depósito, metabólicas, oncohematológicas, vasculares y obstructivas.

La forma aguda de presentación suele acompañarse de:

  • Ictericia (coloración amarilla en la piel).
  • Coluria (Orina color “gaseosa cola”).
  • Hipocolia (decoloración de las heces).
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Cansancio.
  • Diarrea.
  • Fiebre.

No siempre están presentes todas estas manifestaciones clínicas. Al examen físico, la mayoría de los casos presenta ictericia, pudiendo también evidenciarse hepatomegalia, que es un agrandamiento del hígado.

El laboratorio muestra un aumento de transaminasas y habitualmente un aumento de bilirrubina a predominio directa.

Fuente y foto: Gentileza El Sol