La biblioteca de Goudge solicita la colaboración para disponer de un espacio físico donde funcionar

La biblioteca del distrito de Goudge nació en 1999 por iniciativa de una organización de vecinos que veían la necesidad de la existencia de la misma y trabajó en un espacio cedido por la Municipalidad en la delegación municipal. Funcionó bien, pero hace alrededor de 14 años debió cerrarse y de a poco se fueron perdiendo sus bienes. Sobre ello brindó algunos detalles su directora, Zulma Sboccia.

Por razones que Sboccia prefirió no explicar, hace cerca de 14 años la biblioteca cerró y lentamente fueron perdiéndose sus bienes. “Hubo robos y la comisión directiva que existía en su momento también empezó a dejar de luchar por esto. Así que bueno, después de 14 años hemos conseguido con un grupo de vecinos, nuevamente del distrito, retomar su situación administrativa, la contable, la legal y nos está faltando la funcional, porque el espacio en la delegación municipal de Goudge ya no es el mismo que antes, la biblioteca necesita más espacio y ese espacio en la delegación municipal está ocupado en estos momentos”, expresó y agregó que las bibliotecas viven de las cuotas societarios, pero por el momento no se les puede pedir a los vecinos que se asocien y que aporten, pues no tienen la posibilidad de dar el servicio. “No tenemos un monto como para decir ‘podemos alquilar’”, aclaró.

Si bien San Rafael cuenta con muy buenas bibliotecas, es muy necesaria la existencia de estos lugares en los distritos también. Destacó que son muy importantes las bibliotecas populares en el país, que alcanzan los beneficios de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip). “Se dividen por categorías las bibliotecas, y hay algunas que están reviendo 400 mil pesos al año, otras 300 y otras 200 (según la categoría). Eso hace que sea un servicio en los espacios rurales y en las zonas como la nuestra (un distrito), muy valioso”, señaló. Al tener ese organismo como respaldo, y ya contar con donaciones de libros, computadoras y mobiliario, requieren de un espacio y se necesita que alguien del distrito se comprometa, poniendo algún lugar a disposición mientras se suman socios o llegan los subsidios para luego sí, cobrar un alquiler, explicó la vecina de ese distrito .